Claustro de las Dueñas (Salamanca) / «Las Dueñas»‘s Cloister (Salamanca)

Imagen parcial del Claustro de las Dueñas / Partial image of the «Las Dueñas»‘s Cloister. Se pueden observar los medallones de los arcos del primer piso.

Edificado en 1533, tuvo que adecuar su planta a la disposición de las primitivas dependencias, por lo que desarrolló una singular planta pentagonal irregular, del que el lado menor es de dos arcos, mientras que los otros alcanzan seis o siete arcos.

Convento de las Dueñas. Wikipedia.
Continuar leyendo «Claustro de las Dueñas (Salamanca) / «Las Dueñas»‘s Cloister (Salamanca)»

La Clerecía (Salamanca) [2]

En este post vamos a ver un poco más de la portada principal de la Clerecía de Salamanca a la que ya me referí aquí.

La fachada se divide en tres cuerpos. El primer cuerpo presenta grandes semicolumnas corintias custodiando las tres puertas de entrada. Sobre las laterales aparecen escudos de España y sobre la central una hornacina con la imagen de San Ignacio de Loyola. Tras la expulsión de los jesuitas se colocó un león de piedra a los pies de la imagen, y así pasó a representar a San Marcos. 

Continuar leyendo «La Clerecía (Salamanca) [2]»

Plaza Mayor de Salamanca: Fachada principal

La fachada principal, de noche e iluminada.

La plaza Mayor de Salamanca es un espacio urbano construido como plaza mayor que con el tiempo se ha convertido en el centro de la vida social de la ciudad española de Salamanca. Fue construida en el periodo que va desde el año 1729 al 1756, en estilo barroco. El diseño es del arquitecto Alberto Churriguera (pabellones Real y de San Martín) y posteriormente continuada por otros con pocas modificaciones respecto al proyecto inicial.1​ A comienzos del siglo XIX sufrió diversas remodelaciones urbanísticas, hasta que poco a poco a mediados del siglo XX fue desprovista de sus jardines, quiosco de música central y urinarios públicos para quedar diáfana. A la plaza, que cuenta con la consideración de Bien de Interés Cultural, Miguel de Unamuno la definió de la siguiente forma: «Es un cuadrilátero. Irregular, pero asombrosamente armónico»

Detalle de la parte alta de la fachada principal.

Para la fachada se empleó la piedra arenisca proveniente de las canteras de  Villamayor (denominada también piedra franca​), que gracias a las manchas ferruginosas torna su color en un rojizo característico (que oscila entre el blanco-amarillento y el pardo-rojizo). También es el material empleado fundamentalmente en la mayor parte del Patrimonio Histórico Arquitectónico de Salamanca y sus alrededores. En las cuatro primeras hiladas de los machones de los soportales se empleó piedra franca, procedente de las canteras de la Pinilla (junto a Carbajosa de la Sagrada). Estos machones se recalzan posteriormente en las labores de restauración de los años 1927-1928 con piedra de granito, más resistente a la erosión humana e impermeable ante la absorción de agua del terreno.

La fachada principal, de día.

Los planos iniciales de Alberto Churriguera no se conservan en la actualidad, y a pesar de suponer su existencia se desconoce su paradero. Pero si se dispone de un diseño en planta firmado por su sobrino Manuel de Larra Churriguera, y datado en el año 1741. En este plano se describe la situación de la plaza durante su construcción, y deja clara la intención inicial de Plaza que tenía Alberto.​ Las distancias en este plano se indican en pies castellanos, y reflejan una plaza ligeramente más grande de tamaño que la actual. La causa de la reducción, serán los litigios que aparecerían durante la construcción en los años venideros. Alberto Churriguera antes de construir el Pabellón Real redacta once condiciones mediante las cuales deben construirse los dos primeros lienzos de la Plaza. Estas condiciones afectan al cimentado, sótanos, bodegas, paredes maestras y fachadas. Estas condiciones fueron aprobadas por el Consejo de Castilla y ejecutadas en la construcción de toda la Plaza: es decir de los cuatro lienzos. La nómina de Churriguera, por su trabajo de diseño y vigilancia, alcanza unos trescientos ducados anuales.

«Escalera de Soto», Convento de San Esteban (Salamanca)

Escalera de Domingo de Soto, Convento de San Esteban, Salamanca. España.

Debe su nombre a Fray Domingo de Soto, fraile dominico del siglo XVI que vivió en el Convento y que perteneció a la llamada Escuela de Salamanca, de la que fue uno de sus principales pensadores. En cuanto nos atañe aquí, fue el mecenas de la escalera objeto del presente post.

Se construye con una técnica novedosa por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, al estar apoyada únicamente en la pared, lo que contribuye a hacer un espacio diáfano. Todo el peso de la escalera se sostiene en el primer tramo de la misma. Se adorna con casetones con motivos florales, como puede verse en la fotografía anterior.

La magnífica labor de cantería fue dirigida por fray Martín de Santiago.

Bóveda de crucería sobre la escalera (foto anterior).

Su construcción sirvió de modelo a la escalera barroca de la Clerecía, también de Salamanca.

Anteriores posts sobre esta escalera: 1.

Anteriores posts sobre el Convento de San Esteban (Salamanca): 1, 2, 3.

La Clerecía (Salamanca)

Portada Principal, Cuerpos Superiores, La Clerecía (Antigua Iglesia de los Jesuítas). Salamanca. España.

Las obras comenzaron en 1617 bajo la protección de Margarita de Austria,1​ esposa de Felipe III, al parecer como acto de desagravio a la orden por la prisión sufrida por su fundador, Ignacio de Loyola, por la Inquisición en la torre mocha de la catedral de Salamanca. Finalizándose en 1754.

La planta general del edificio es obra de Juan Gómez de Mora.

Tras la expulsión de los Jesuitas de España, decretada por Carlos III mediante la Pragmática Sanción de 1767, se entregó el edificio a la Real Clerecía de San Marcos, con sede en la iglesia de San Marcos. Ésta, posteriormente cedió el edificio (salvo el templo) a la Diócesis de Salamanca, la cual instaló en él el Seminario de San Carlos.

(…)

El segundo cuerpo muestra dos óvalos con decoración barroca en las calles laterales y un gran ventanal en la central cuya luz tuvo que ser reducida debido al peso de los cuerpos superiores. El diseño de ambos cuerpos se debe al Padre Mato, arquitecto jesuita.

El tercer cuerpo es obra de Andrés García de Quiñones, que construyó las torres siguiendo el modelo proyectado inicialmente para el edificio del Ayuntamiento en la Plaza Mayor y espadaña central con un relieve de la Venida del Espíritu Santo, y esculturas de la Virgen y los reyes fundadores.

Las torres pueden visitarse por dentro y desde ellas puede disfrutarse de una maravillosa vista de la ciudad.

Universidad de Salamanca: Portada Principal

Portada principal del edificio de las Escuelas Mayores de la Universidad de Salamanca. Vista general al atardecer.

Portada principal del edificio llamado de «Las Escuelas Mayores» de la Universidad de Salamanca. Castilla- León. España.

El edificio más emblemático de la Universidad es el conocido como Escuelas Mayores, que se comenzó a construir en 1411. La fachada, su elemento más conocido, está dividida en tres cuerpos. El primero contiene el medallón de los Reyes Católicos que empuñan el mismo cetro, y sobre sus cabezas el yugo de Fernando y las flechas de Isabel. El segundo cuerpo contiene en el centro el escudo de Carlos V, rematado con un globo y una cruz sobre una espectacular corona; a la derecha el águila de San Juan y de los Reyes Católicos, a la izquierda el águila bicéfala del Imperio. En el tercer cuerpo hay una capillita que se dice está dedicada al Papa Benedicto XIII exhortando a los clérigos (no es muy probable, y muy poco correcto, que en el siglo XVI todavía se glorificara al cismático papa Luna; lo más seguro es que se trate de Martín V, que confirmó las mercedes que, a la Universidad, había concedido el antipapa Luna). Su construcción fue realizada entre circa 1512 y 1533 y su autor —o al menos el principal—, según un estudio publicado por la profesora Alicia M. Canto en 2014, fue Juan de Talavera. Habría sido financiada por la reina Juana I de Castilla, que aparecería representada en el segundo cuerpo, afrontada a su hijo Carlos I de España.

Claustro de San Esteban (Salamanca)

«El claustro principal, denominado «de procesiones» o de los Reyes, es obra de Fray Martín de Santiago, religioso del convento. En la planta baja mezcla elementos góticos y renacentistas. Los arcos que lo separan del jardín son de medio punto, renacentistas, aunque tratados al estilo gótico ya que están divididos por tres maineles. Las bóvedas de sus cuatro crujías son de crucería, características del gótico. En el centro del jardín se levanta un templete«.
Como puede verse en la imagen, en la columna que hace esquina hay un relieve que representa la Anunciación del que se ha perdido la cara del Ángel Gabriel. También se aprecia que los arcos se sustentan en dos grandes columnas cuadradas, que además, sustentan las bóvedas y el resto del claustro y del edificio; y después en cada uno de ellos se abren cuatro arcos pequeños sustentados por tres columnas cuadradas. Asimismo en cada una de las columnas de mayor tamaño, se alojan los nérvios de las bóvedas y, en su base, se encuentran medallones con bustos de diversos personajes de interés para el Convento.

Convento de San Esteban (Salamanca): Portada

cuerpos superiores portada convento san esteban salamanca

Convento de San Esteban. Salamanca. Portada principal: cuerpos superiores (el inferior está en restauración).

La fachada está compuesta por la portada de la iglesia y el pórtico de acceso al convento que forma ángulo recto con ella.

La portada de la iglesia es uno de los más bellos ejemplos de plateresco. Está concebida como portada-retablo formando un arco de triunfo bajo cuya bóveda de medio cañón se despliega la abundante decoración característica del estilo. En su centro se representa el martirio de San Esteban y por encima un Calvario, relieves ambos ejecutados por Juan Antonio Ceroni a comienzos del siglo XVII.

El pórtico, compuesto por arcos de medio punto, está inspirado en las logias renacentistas italianas, contrastando su escueta ornamentación con la exuberancia decorativa de la fachada de la iglesia. Fue realizado por Juan Ribero de Rada entre 1590 y 1592, pero los medallones de las enjutas son obra del escultor Martín Rodríguez.

Palacio de Monterrey (Salamanca)

Palacio de Monterrey Salamanca
Palacio de Monterrey (Salamanca):

Don Alonso de Acevedo y Zúñiga, III Conde de Monterrey y su esposa Maria Pimentel ordenaron la construcción en Salamanca del Palacio más significativo de toda la arquitectura civil española del renacimiento.
De impecable estilo plateresco, su construcción es de 1539 y es obra de Pedro de Ibarra, hijo con casi toda la probabilidad de Juan de Álava y que fue un arquitecto nacido en Alcántara (Cáceres) a principio de siglo XVI, que siguió el proyecto con planos de Rodrigo Gil de Ontañon también nacido en el año 1500, en estos planos se intensifica el ornamento escultórico en los cuerpos superiores rematados en crestería, muy acorde con la época y el renacimiento español.
Con estilo de fortificación o torre militar, y por no tener un destino religioso es sin duda el principal exponente de arquitectura civil española del Siglo de Oro.
Consta de tres pisos y cuatro torres, cada una de ellas rubricada con un mirador o balconada. La galería del último cuerpo está compuesta por arcadas rematadas en trabajados medallones. Es de destacar su crestería afiligranada, de estilo calado que impera por gusto de Rodrigo Gil. A pesar de su imponente aspecto solo se construyó una cuarta parte de su proyecto original, pues el proyecto contemplaba ocho grandes patios y cuatro torres en las esquinas.

"Escalera de Soto" del Convento de San Esteban de Salamanca

Esta escalera de atrevida  e innovadora  técnica fue iniciada en 1553 y concluida en 1556 por encargo de Fray Domingo de Soto, teólogo y confesor del emperador Carlos V. De ahí que se la denomine con el apelativo de la «escalera de Soto». La obra fue realizada por Rodrigo Gil de Hontañon, en ella se atreve a a ejecutar un escalera al aire, donde el tramo inferior es el que sustenta los otros tramos superiores, que no descargan el peso en los muros, sino que contrarrestan su empuje.
 
Es la primera que se construye en la Península Ibérica con ese sistema. La escalera remata con decoración de casetones con florones, en la parte visible, mientras en el último tramo en su interior hay un relieve en piedra policromada que representa a Santa María Magdalena, mientras los muros estan decorados con medallones. La bóveda que la cubre es de crucería.

(Entrada de Mariola, autora de El Reto del Bardo).

Palacio de la Salina: Patio (1)

palacio de la salina patio salamanca

Esta es la puerta de entrada al Palacio de la Salina (Salamanca) desde su interesante patio. Hoy es la Diputación Provincial. Es un palacio de estilo plateresco cuyo patio y hay algunas historias interesantes sobre los medallones que hay en él.

«En el patio hay una galería sostenida por personajes atormentados, con una gran expresión y realismo. Cuenta la leyenda que el Arzobispo Alonso de Fonseca, que fue un poderoso e influyente personaje de la época, viajó a Salamanca a un concilio diocesano y pidió a las familias nobles de la ciudad que le acogieran en sus casas. Éstas se negaron porque el Arzobispo iba acompañado de su amante, Juana Pimentel. Según la historia, Alonso de Fonseca se enfadó tanto que, para vengarse, mandó construir el Palacio y lo decoró con las grotescas figuras que representan a los nobles que no quisieron alojarle. A pesar de que es cierto que el Arzobispo Fonseca tuvo una amante llamada Juana Pimentel, no fue él el que mandó construir el Palacio de la Salina. La leyenda se debe, posiblemente, al gran parecido de los nombres entre el verdadero propietario del palacio y el clérigo».

Según los investigadores, en los medallones se encuentran representados D. Rodrigo de Messía y su mujer, Doña Mayor de Fonseca. Otros han apuntado que otro medallón representa a Cleopatra justo en el momento de suicidarse, sosteniendo una serpiente para que le muerda el seno.