Palacio de Monterrey (Salamanca)

Palacio de Monterrey Salamanca
Palacio de Monterrey (Salamanca):

Don Alonso de Acevedo y Zúñiga, III Conde de Monterrey y su esposa Maria Pimentel ordenaron la construcción en Salamanca del Palacio más significativo de toda la arquitectura civil española del renacimiento.
De impecable estilo plateresco, su construcción es de 1539 y es obra de Pedro de Ibarra, hijo con casi toda la probabilidad de Juan de Álava y que fue un arquitecto nacido en Alcántara (Cáceres) a principio de siglo XVI, que siguió el proyecto con planos de Rodrigo Gil de Ontañon también nacido en el año 1500, en estos planos se intensifica el ornamento escultórico en los cuerpos superiores rematados en crestería, muy acorde con la época y el renacimiento español.
Con estilo de fortificación o torre militar, y por no tener un destino religioso es sin duda el principal exponente de arquitectura civil española del Siglo de Oro.
Consta de tres pisos y cuatro torres, cada una de ellas rubricada con un mirador o balconada. La galería del último cuerpo está compuesta por arcadas rematadas en trabajados medallones. Es de destacar su crestería afiligranada, de estilo calado que impera por gusto de Rodrigo Gil. A pesar de su imponente aspecto solo se construyó una cuarta parte de su proyecto original, pues el proyecto contemplaba ocho grandes patios y cuatro torres en las esquinas.

Portada Iglesia de Santiago de los Caballeros de Medina de Rioseco (Valladolid)

La Portada Sur de la Iglesia de Santiago de los Caballeros, en Medina de Rioseco, es un ejemplo del arte renacencista de mediados del siglo XVI, remontándose a un período constructivo posterior al de la portada norte pero anterior al de la fachada principal. Se trata de una portada-tapiz construida por Rodrigo Gil de Hontañón en 1547 en la transición estilística del plateresco al purismo.

Más información aquí.

"Escalera de Soto" del Convento de San Esteban de Salamanca

Esta escalera de atrevida  e innovadora  técnica fue iniciada en 1553 y concluida en 1556 por encargo de Fray Domingo de Soto, teólogo y confesor del emperador Carlos V. De ahí que se la denomine con el apelativo de la «escalera de Soto». La obra fue realizada por Rodrigo Gil de Hontañon, en ella se atreve a a ejecutar un escalera al aire, donde el tramo inferior es el que sustenta los otros tramos superiores, que no descargan el peso en los muros, sino que contrarrestan su empuje.
 
Es la primera que se construye en la Península Ibérica con ese sistema. La escalera remata con decoración de casetones con florones, en la parte visible, mientras en el último tramo en su interior hay un relieve en piedra policromada que representa a Santa María Magdalena, mientras los muros estan decorados con medallones. La bóveda que la cubre es de crucería.

(Entrada de Mariola, autora de El Reto del Bardo).