Villeneuve-lez-Avignon, desde Aviñón

La historia de esta ciudad, situada justo en la orilla opuesta a Aviñón, está ligada precisamente a la expansión francesa en la misma, para controlar al Papado de Aviñón, así como también al Sacro Imperio Romano Germánico. La frontera entre éste y el Reino de Francia era precisamente el río Garona, que también constituye la frontera natural entre Aviñón y Villenueve-lez-Avignon. En la foto pueden observarse la Torre de Felipe el Hermoso (el mismo rey que condenó a la hoguera al último Gran Maestre de la Orden del Temple, Jacques de Molay), la Cartuja de la ciudad, deshabitada desde 1791, y la Abadía-Fortaleza de San Andrés, también construida y reforzada por el mismo rey.

La Torre de Felipe el Hermoso y el Palacio de los Papas de Aviñón

 

En la foto se puede apreciar el Palacio de los Papas de Aviñón, que sobresale del resto de la ciudad, y la Torre de Felipe el Hermoso, de Villeneuve-lès-Avignon. Entre ambos edificios, discurre el río Ródano, como puede apreciarse en la imagen, convertido en frontera natural entre el reino de Francia y el Papado de Aviñón, permaneciendo la ciudad de Aviñón como propiedad papal hasta la Revolución Francesa (1791).
 
La foto está tomada desde la Tumba del Eremita, donde quiso enterrarse el último cartujo que tuvo la ciudad de Villeneuve-lès-Avignon, el Padre Crouzet. Expulsado de la Cartuja por los revolucionarios franceses de 1791, se retiró a un enclave apartado, hoy parque abierto al público, donde confesaba y cantaba misa en secreto hasta que el final de la Revolución le permitió hacerlo en público. Quiso ser enterrado en esa colina, incluso construyó un templo minúsculo durante ese tiempo, pero las autoridades municipales no respetaron su voluntad y, tras caer enfermo, muere en 1829, siendo enterrado en el cementerio municipal del pueblo.
 
Anteriores posts:

Real Monasterio de El Escorial, al anochecer

Felipe II utilizó este Real Sitio como panteón familiar. Las obras de su construcción comenzaron en el año 1563, a cargo de Juan de Toledo. Muerto éste, prosiguió con sus trabajos Juan de Herrera, finalizando su construcción en el año 1584. El edificio está realizado en piedra granítica y dividido en tres zonas verticales, siendo la central el Patio de los Reyes. En sus ángulos hay cuatro torres, de 55 metros, rematadas por bolas de metal. Entre las dependencias del edificio se cuentan los Ministerios, la Casa de los Oficios, la Compaña, Infantes y Reina, que se unen mediante arcos. La iglesia es de planta de cruz griega y, en su capilla mayor, están los monumentos funerarios de Carlos V y Felipe II. Hay que mencionar, también, la biblioteca, en el segundo piso de la fachada oeste, en la que hay cerca de 45.000 impresos de los siglos XV y XVI. En el año 1971 fue declarado Conjunto Histórico-Artístico y, en el año 1984, Patrimonio de la Humanidad. La arquitectura de este edificio, concebido por Juan de Herrera, dio lugar a la arquitectura denominada herreriana. Construcción de grandes dimensiones como lo demuestra sus 15 claustros, 13 oratorios, 86 escaleras, 88 fuentes, más de 1.600 pinturas, 9 torres y 73 esculturas.

La Catedral y el Alcázar de Segovia desde Zamarramala

Alcázar y Catedral de Segovia desde Zamarramala


Al lado izquierdo de la foto, se encuentra la Catedral de Segovia:

La Plaza Mayor está enmarcada por los bellos pináculos del ábside de la Catedral, punto de reunión vespertino de las cigüeñas. De estilo gótico tardío, comenzó a construirse en 1525, con la colaboración desinteresada de los segovianos, bajo la dirección de los arquitectos de la familia Gil de Hontañón. Sustituyó a la Catedral Vieja situada en los actuales jardines del Alcázar y destruida durante la Guerra de las Comunidades en 1520. (…) La torre, situada en el lado de la Epístola, es uno de los elementos más llamativos por su gran altura, y ha estado habitada hasta mediados del siglo XX por el campanero. Constituye un privilegiado mirador sobre la ciudad, aunque sólo es posible acceder a ella con un permiso especial del Cabildo.»

El Alcázar de Segovia se encuentra a la derecha:

Sus arquitectos fueron el tiempo y la Historia. Sus artífices, los reyes de la Casa de Borgoña, de Trastámara, los Austrias y los Borbones. Sus funciones: primero fortaleza, luego palacio real, prisión de estado, Real Colegio de Artillería y Archivo Histórico Militar. E n 1762 Carlos III fundó en Segovia el Real Colegio de Artillería, cuyo primer Director fue el conde Félix Gazzola, quedando instalado el 16 de mayo de 1764. El centro permaneció en el Alcázar, con leves paréntesis, hasta el 6 de marzo de 1862, día en el que un incendio destruyó las techumbres e interior del Alcázar y la mayor parte de los tesoros que encerraba en su archivo, biblioteca, gabinetes, etc. A partir de esta fecha el Colegio, luego la Academia de Artillería, pasó al Convento de San Francisco de Segovia. Este centro docente se convirtió muy pronto en un referente, y el mejor y más perfecto exponente de la enseñanza militar ilustrada.»

Zamarramala es un pueblo famoso por el mirador sobre Segovia y la fiesta de las Águedas.

Posts anteriores sobre el Alcázar de Segovia: El Alcázar de Segovia (1).