Catedral de Murcia: interior / Murcia’s Cathedral: interior

La Catedral de Santa María fue proyectada como un templo de cruz latina con tres naves y girola, en donde se observan los rasgos del gótico mediterráneo por su sencillez estructural, su moderada elevación y limitados ventanales. Posee influencia castellana en la disposición de la nave central más alta que las laterales, pero también influencia aragonesa al situar el cimborrio a los pies del templo y no en el crucero. Como rasgo peculiar el transepto es más largo en su lado norte que en el sur.

(ENG)

The Cathedral has the shape of a Latin Cross with three naves and an ambulatory, in which we can distinguish the characteristics of the Mediterranean Gothic, due to its structural simplicity, its moderate height and average windows. A Castillian influence can also be distinguished in the disposition of the central nave that is higher than the lateral ones, but also Aragonese influence as the lantern tower is situated in the end of the Cathedral and not in the crossing. The transept is longer in its North side than in the South one.

Anteriores posts: 1. Catedral de Murcia (Imafronte). 2. Torre de la Catedral de Murcia.

Torre de la Catedral de Murcia

Torre de la Catedral de Murcia. Vista 1.

La catedral de Murcia contó con una primigenia torre durante el siglo XV. Una torre sencilla, de estilo gótico que en 1467 acompañaría al conjunto catedralicio durante la consagración del templo.

Las obras de la torre actual fueron iniciativa del obispo de la diócesis de Cartagena, el cardenal Mateo Lang de Wellenburg, cuyo proyecto dio comienzo en 1519 de la mano de los arquitectos florentinos Francisco y Jacobo Torni, llamados “Florentino” por su ciudad de origen. Tras los estudios iniciales, los trabajos dieron comienzo el 19 de octubre de 1521, día de la colocación del primer sillar.

Continuar leyendo “Torre de la Catedral de Murcia”

Casa Díaz Massou, Fachada (Murcia)

Fachada principal de la Casa Díaz Massou, Murcia.

Situada en la Calle Santa Teresa de la capital, se trata de una de las obras más significativas del modernismo en la ciudad de Murcia.

Es obra del arquitecto José Antonio Rodríguez (1868-1938), hecha por encargo del escritor y erudito murcianista Pedro Díaz Cassou (1843-1902).

La historia de la construcción de esta casa suscitó una larga polémica por parte de los dueños en contra del Ayuntamiento durante su periodo constructivo (desde junio de 1900 hasta 1906).

Finalmente se solucionó con un acta de convenio firmada por ambas partes, en junio de 1906. Actualmente, y después de la última restauración, la Casa ha sido cedida temporalmente para la realización de exposiciones y actos culturales al Gobierno de la Región de Murcia.

Catedral de Murcia (Imafronte)

Catedral de Murcia. Portada principal o Imafronte.

Imafronte de la Catedral de Murcia. Barroco. Siglo XVIII.

De estilo barroco, la fachada principal o imafronte es de una belleza y monumentalidad de excepción, única en su género. 

Sustituye a una fachada anterior, realizada a mediados del siglo XVI bajo la dirección de Jerónimo Quijano, en tiempos del obispo Esteban de Almeyda (1546-1563).

En el siglo XVIII, debido a las continuas riadas y frecuentes terremotos, el imafronte se vio afectado acusando una preocupante falta de firmeza. El Cabildo pidió informes a Sebastián Feringán (ingeniero militar director de las obras del Arsenal de Cartagena) y Fray Antonio de San José, que aconsejaron su demolición total. 

En 1732 se comienza a demoler la fachada anterior, procediéndose a realizar la nueva entre 1737 y 1754.

Orientada a occidente, se pensó como un retablo de piedra abierto a la plaza según encargo del propio Cabildo y del Cardenal Belluga, siendo diseño del arquitecto Jaime Bort (basándose en planos de Feringán), que contó con numerosos colaboradores como Manuel Bergaz, José Campos, Juan de Gea, y José López. La cimentación se debe al propio Sebastián Feringán. 

En 1749 Jaime Bort marchó a Madrid para trabajar en la Corte, continuando las obras su discípulo Pedro Fernández, quien terminó los trabajos en 1754.

La financiación de la obra pasó por serias dificultades, que se superaron gracias a las aportaciones de particulares, de la Casa Real y el Cardenal Belluga. 

El imafronte está enteramente dedicado a la Santísima Virgen María, titular del templo, apareciendo en ella también incontables efigies de santos y mártires vinculados a la Diócesis de Cartagena; muchas de ellas fueron realizadas por el imaginero francés Antonio Dupar. 

La fachada está dividida en dos cuerpos horizontales y tres tramos verticales. Los verticales están divididos por grandes columnas uniéndose los laterales al central por medio de unas grandes volutas, rematándose la calle central con una gran moldura curva que, como un frontón, forma un casquete de bóveda con la escultura de la Asunción de la Virgen. En la base de los tres cuerpos se abren las tres puertas que corresponden a las tres naves del interior del templo: las dos laterales (la de San José o del Cabildo y la de San Juan o del Concejo) y la central, llamada Puerta del Perdón (la cual sólo se abre con ocasión de grandes solemnidades), coronada por una gran hornacina con el grupo escultórico de la Virgen María con los Arcángeles.

Imafronte de la Catedral de Murcia, calle principal, correspondiente a la Puerta del Perdón.

Iglesia Conventual de Santo Domingo (Murcia)

Portada principal

Portada principal. Iglesia Conventual de Santo Domingo. Murcia. España.

La Iglesia conventual de Santo Domingo, construida en pleno esplendor del barroco murciano, entre 1722 y 1745, tiene la particularidad de contar con dos fachadas. La principal, que mira hacia la Plaza Romea, de cuyos tres pisos previstos sólo se llegaron a construir dos, y la que mira hacia la Plaza de Santo Domingo, toda de ladrillo salvo el cuerpo inferior de piedra.

De la fachada principal, el cuerpo inferior destaca por su sobriedad y aire renacentista; el superior, con detalles barrocos, tiene en el centro las estatuas de piedra de Santo Domingo y San Francisco, abrazándose al pie de la cruz de Cristo, mientras, en los laterales están los escudos de la Orden franciscana y de la dominica.