Torre Campanario de la Mezquita-Catedral de Córdoba / Bell Tower of Córdoba’s Mosque-Cathedral

Torre Campanario de la Catedral-Mezquita de Córdoba (España).

Desde el primitivo alminar musulmán hasta la actual Torre Campanario, esta arquitectura ha marcado la imagen y el perfil de Córdoba. Si a lo largo del tiempo ha mantenido una misma función esencial, la de convocar a los fieles, sus formas y estilos han variado. Sus 54 metros de altura la convierten en la construcción más elevada de la ciudad. 

Tras la conquista cristiana, el antiguo alminar de la Aljama queda reconvertido en campanario. Su aprovechamiento se sucede hasta el año 1589, cuando un terremoto afecta a su estructura y se decide la edificación de una nueva torre que envuelve parte de los vestigios califales.

La nueva torre catedralicia es realizada según el proyecto de Hernán Ruiz III (o el Joven), que llegó a concluir el cuerpo de campanas. Posteriormente, se suceden las intervenciones de Juan Sequero de Matilla, arquitecto que añade el cuerpo del reloj, y de Gaspar de la Peña, autor de la linterna sobre la que se asienta la figura de San Rafael, obra de Pedro de la Paz y Bernabé Gómez del Río. 

Torre Campanario. Página oficial de la Mezquita-Catedral de Córdoba.

(ENG)

From the ancient Muslim minaret to the actual Tower, this architecture has shaped the image and the profile of Córdoba. During that long period, its actual function hasn’t changed: calling the faithful to the prayer, although both styles and ways have changed. Its 54 meters of height has actually made it the highest construction of the city.

After the Christian conquest, the old minaret from the Aljama was transformed into a bell tower. It lasted till 1589, when an earthquake compromised its structure and a new construction was agreed.

The new Cathedral’s bell tower was built based on a project by Hernán Ruiz III (or the Young), who actually died before finishing it. After that, there were several interventions by Juan Sequero de Matillo, who adds the body of the watch and by Gaspar de la Peña, author of the lantern that serves as foundation to the statue of Saint Raphael which crowns the building. The statue’s authors were the sculptors Pedro de la Paz and Bernabé Gómez del Río.

Anteriores posts:

  1. Altar Mayor.
  2. Bóveda de la Catedral.
  3. Bóveda de la Capilla Mayor.

Los patios del Palacio de Viana (Córdoba) [2]

Desde finales del siglo XVI, constituye la entrada principal al Palacio de Viana de Córdoba. El patio, de planta trapezoidal, está rodeado de galerías porticadas soportadas por columnas toscanas, dónde falta la columna del ángulo de la portada, que permitía el acceso de los carruajes al interior del Palacio. Como su propio nombre indica, es un patio de recepción de los visitantes, auténtica antesala de lo que el palacio atesora.

Detalle de la fuente del patio de recibo
Patio de recibo: otra vista general.

Anterior post sobre los patios del Palacio de Viana: Patio de las Rejas.

Medina Zahara (Córdoba): panorámicas

Vista panorámica de la parte izquierda de la ciudad de Medina Zahara, en su estado actual. Vista desde la planta superior en primer término.

Medina Azahara, castellanización del nombre en árabe, مدينة الزهراء Madīnat al-Zahrā (“la ciudad brillante”),​ fue una ciudad palatina o áulica que mandó edificar el primer califa de Córdoba, Abderramán III, a unos 8 km en las afueras de Córdoba en dirección noroeste, a los pies de Sierra Morena.

Continuar leyendo “Medina Zahara (Córdoba): panorámicas”

Sarcófago paleocristiano (MAEC)

Sarcófago paleocristiano de Córdoba. Museo Arqueológico y Etnográfico de Córdoba. Córdoba, España.

Se trata de un sarcófago encontrado en Córdoba en 1962 y que hoy se encuentra en el Museo Arqueológico y Etnográfico de Córdoba.

Como podemos leer en esta página, las escenas principales que en él encontramos, son las siguientes de izquierda a derecha:

a) el sacrificio de Isaac:

Continuar leyendo “Sarcófago paleocristiano (MAEC)”

Patio de las Rejas (Palacio de Viana, Córdoba)

Según la propia presentación del Palacio, se trata de una exhibición del poder de la familia:

Este patio fue realizado en el siglo XVII por el III señor de Villaseca, Gómez de Figueroa de Córdoba. Se abre al exterior por tres grandes rejas manieristas que le dan nombre, y es uno de los iconos del Palacio de Viana y del barrio donde se inserta.

Su función era exteriorizar el prestigio y poder de sus ocupantes. Destacan sus recios ejemplares de cítricos en espaldera y las macetas de centáurea.

La calle a la que se asoma, llamada Rejas de Don Gome, fue denominada así en honor del propietario original del Palacio.

Santísima Trinidad (MBAC) / Holy Trinity (Córdoba)

Santísima Trinidad, óleo sobre lienzo, obra del pintor Agustín del Castillo, siglo XVII, MBAC.

Explicación del propio Museo:

El avance hacia el naturalismo en la pintura cordobesa se hace cada vez más evidente con el desarrollo del siglo XVII. Agustín del Castillo, padre de Antonio del Castillo y discípulo y amigo de Juan Luis Zambrano, será uno de los que adopten esta nueva manera de entender la pintura. Esta obra avanza los modelos que su hijo repetirá y perfeccionará posteriormente en otras composiciones. Ha representado a Dios Padre, con cetro en la mano, a Jesucristo, portando la cruz y la paloma del Espíritu Santo rodeada de querubes. Aunque se muestra un tanto ingenuo para la composición de figuras principales, destacan los ángeles de la parte inferior. Estos en diferentes actitudes, posturas y escorzos demuestran una interesante habilidad compositiva.

Esta obra procede de la desamortización del monasterio de San Jerónimo de Valparaíso, pasando a formar parte de los fondos del Museo en 1844.

El Monasterio de San Jerónimo de Valparaíso está situado en las inmediaciones del complejo musulmán de Medina Al-Zahara.

(ENG)

Holy Trinity, oil on canvas. Painted by Agustín del Castillo, 17th century, Fine Art Museum of Córdoba.

From the Museum’s explanation:

The advance towards naturalism in Córdoba’s painters becomes increasingly obvious along the 17th century. Agustín del Castillo, father of Antonio del Castillo and disciple and friend of Juan Luis Zambrano, was one of the more important exponents of this way of understanding the art of painting. This work, in particular, moves on the models which will be reproduced by his own son, who will improve them in other pieces. He represents Father-God, with the sceptre in his hand, JesusChrist, carrying the cross and the Holy Spirit as the dove, surrounded by cherubs. Even if the composition is perhaps somewhat naïve, the angels in the inferior part of the painting are outstanding with the different postures, attitudes and foreshortenings and show an interesting compositional skill.

This work comes from the ecclesiastical confiscation of the Monastery of San Jerónimo de Valparaíso (1835), being adscribed to the Museum in 1844.

That Monastery is situated near the Muslim enclave of Madinat al-Zahhara.

Calvario (Museo de Bellas Artes de Córdoba)

Calvario. Fresco en la escalera del Antiguo Hospital de la Caridad, hoy parte del Museo de Bellas Artes de Córdoba. Vista completa de la pared frontal.

Calvario, pintado al fresco a modo de grisallas (más antigua, siglo XVI). Otra parte al óleo (más moderna: siglo XVII). Autor anónimo. Antiguo Hospital de la Caridad, hoy parte del Museo de Bellas Artes de Córdoba, España.

Resto del Calvario original.

Explicación del propio Museo:

Desde comienzos del siglo XVI el antiguo Hospital de la Caridad de Nuestro Señor Jesucristo, regido por la Venerable Orden Tercera de San Francisco, contó con una escalera, ya que la documentación refleja la existencia de dos plantas. A lo largo del tiempo la misma ha sufrido las siguientes modificaciones:

1.-A raíz de la adquisición de unas casas contiguas en 1562, dicha escalera debió ser reformada, colocando en el techo una armadura de lazo de forma octogonal y pintando al fresco a modo de grisallas por un maestro anónimo, un Calvario con la Virgen y San Juan en la pared frontal y San Jerónimo penitente y San Francisco de Asís en oración(ver imágenes al final del post) en las laterales. Todo ello fue completado con sendos frisos decorados con elementos de la pasión y escudos de la Orden entre canes.

2.- Por motivos que se desconocen, y posiblemente coincidiendo con la apertura de una ventana en la pared frontera, dicho conjunto debió ser tapado y en parte mutilado, representándose muy posiblemente a partir de 1614 por otro anónimo maestro y con pintura al óleo sobre nuevo mortero, exclusivamente un Calvario con la Virgen y San Juan sobre la superficie de la ventana abierta

Vista del Calvario del siglo XVII.

A continuación, San Jerónimo penitente y San Francisco de Asís, que forman parte del conjunto original.

San Jerónimo penitente (pared izquierda)
San Francisco de Asís en oración (pared derecha).

Junto a ello, y como puede verse en esta última foto y en la siguiente con más nitidez, se realizaron distintos graffitis, seguramente por los propios internos en el Hospital, que representan un laberinto con una sola entrada y siete anillos en torno a un centro. Dicho laberinto se ha encontrado en diversas civilizaciones en ambos hemisferios y desde las pinturas rupestres. Entre otros, se le ha relacionado con la historia de Teseo y el Minotauro en la antigua Grecia o, ya en la Edad Media, con la peregrinación a Tierra Santa o la búsqueda del Santo Grial.

Graffitis en la escalera del antiguo Hospital de la Caridad de Nuestro Señor Jesucristo, Córdoba.

Catedral-Mezquita de Córdoba (bóveda de la Catedral)

Bóveda del Coro de la Catedral de Córdoba

Su hijo Hernán Ruiz el Joven, el gran arquitecto de la saga de los Ruiz, manifiesta ya claramente la formulación clasicista en la nueva nave, y es el artífice de sus elementos más notables, así como de muchas de las capillas y de la rejería de la misma. Después de cien años de obras, la nueva nave de la catedral será concluida con el añadido de ciertos aspectos manieristas, como puede verse en la cúpula del crucero del maestro Juan de Ochoa, o la formulación de la bóveda con lunetos del coro que anuncia ya el barroco”.

En la parte baja de la foto se aprecia el fondo del coro. La foto está tomada desde dicho coro para observar precisamente dicho bóveda con lunetos.

Anteriores posts sobre Catedral-Mezquita de Córdoba: 1.

Portada de la Iglesia de San Pablo (Córdoba)

Portada exterior de la Iglesia de San Pablo (Córdoba). Daba entrada al Convento de los Dominicos creado por Fernando III el Santo en el siglo XIII.

Portada de la Iglesia de San Pablo. Córdoba. España.

La iglesia de San Pablo es una templo católico embarcado dentro de las iglesias fernandinas de la ciudad de Córdoba, España. La actual iglesia y el ya desaparecido convento de San Pablo están construidos sobre un espacio que albergó siempre grandes edificaciones por su privilegiada situación, ante la puerta de Hierro de la ciudad y junto una de sus principales vías de acceso. Primero fue el circo romano cordobés, luego, los musulmanes construyeron un palacio almohade y finalmente los cristianos un convento de los dominicos.

Portada de la Iglesia Barroca de San Pablo

(…) En 1848, ante el estado ruinoso del convento se ordenó su derribo, quedando de él solo las referencias de los escritores del siglo XIX. La iglesia y dependencias anejas se conservaron y a principios del siglo XX, Castiñeira, Inurria y P. Pueyo realizaron una gran restauración, eliminando del interior la decoración barroca del siglo XVII.

En 1904 los Padres Claretianos se hicieron cargo del templo, que hasta nuestros días funciona como parroquia de culto regular.

(…) La iglesia tiene una portada en la calle Capitulares, barroca, realizada en mármol en 1708, por la que se accede a un pequeño compás en cuyo frente se encuentra la iglesia propiamente dicha, cuya fachada principal tiene una portada adosada de estilo manierista del siglo XVI.

Convento Hospital de la Merced (Córdoba)

Portada Principal

Portada principal del Convento Hospital de la Merced, hoy sede de la Diputación Provincial de Córdoba. España. El edificio fue también hospicio y perteneció a la Iglesia Católica hasta la desamortización en el siglo XIX. Por los restos desenterrados, se sabe que, en el mismo sitio que ocupa hoy el hospital, hubo una iglesia, desde luego visigoda y parece que también hubo un templo o edificio paleocristiano.

Con la supresión de las órdenes religiosas en el año 1836, el Estado y el Obispado llegan a un acuerdo por el cual se permutan los edificios del convento de la Encarnación con al Convento de la Merced. Con la entrada en vigor de la Ley de Beneficiencia en 1849, la Junta Municipal de Beneficiencia decide su conversión en hospicio, aumentándose su capacidad (hasta 700 personas), y centralizando el cuidado de los niños expósitos de toda la provincia en el nuevo lugar.

En la segunda mitad del siglo XVIII, entre otras obras, se transforma la fachada exterior del convento, dándole al conjunto la mayor conjunción y unidad. Este queda así constituido por un gran rectángulo bellamente ensamblado en el que la horizontalidad de la fachada principal queda rota por la verticalidad de la iglesia.

Las obras se desarrollaron entre 1716 y 1760, bajo el patrocinio de fray Pedro de Anguita, fray Pedro González y fray Lorenzo García Ramírez. Se desconocen los maestros que las llevaron a cabo, aunque no se descarta la colaboración de los hermanos Francisco y Juan Aguilar del Río Arriaza, Tomás Jerónimo de Pedrajas y Alonso Gómez de Sandoval.

(…) Al exterior muestra una fachada estructurada en tres calles por medio de pilastras que separan la parte central de las laterales, rematadas éstas por sendas espadañas. La calle central coincide con el desarrollo de la nave principal del templo; está formada por tres cuerpos sobre los que descansa un frontón triangular coronado por la figura de San Rafael. En el centro sobresale la portada de la iglesia, en piedra blanca, con gran movimiento en las cornisas y soportes, destacando en el segundo cuerpo una hornacina con la imagen pétrea de Nuestra Señora de la Merced.

La portada se aprecia mejor en la segunda foto: San Rafael en la parte más alta de la fachada, encima del frontón y Nuestra Señora de la Merced sobre la puerta y el escudo de la orden (la cruz mercedaria y la cuatribarrada de la Corona de Aragón).

La portada de la Iglesia rompe con la horizontalidad del conjunto, presentando un acceso central realizado en mármol blanco al estilo churrigueresco con cuatro columnas salomónicas sobre zócalos franquean el vano adintelado de acceso, decorado también con el escudo de la orden mercedaria. En el segundo cuerpo las columnas son más pequeñas y entre las volutas de un frontón partido, se encuentra una bonita escultura de la Virgen de la Merced. El último piso está rematado por un gran frontón triangular y coronada por una escultura del Arcángel San Rafael. A sus lados se encuentran dos espadañas gemelas con huecos de campanas cada una.

Por último, es necesario añadir que la orden mercedaria se dedicó en origen a lo que se conocía como “redención o liberación de cautivos cristianos en manos de musulmanes, de ahi que la Virgen porte unas cadenas que eran el símbolo de dicha liberación. La orden liberó a más de 60.000 hasta 1776 desde su fundación en el siglo XIII por San Pedro Nolasco, Jaime I el Conquistador y San Raimundo de Peñafort.

Templo romano de Córdoba

Templo romano de Córdoba (España)

Templo romano. Córdoba. España.

Su construcción se comenzó durante el reinado del emperador Claudio (41-54) y se terminó unos cuarenta años después, durante el reinado del emperador Domiciano (81-96), momento en el que se le dota de agua. Sufrió algunas modificaciones en el siglo II, reformas que parecen coincidir con el cambio de ubicación del foro colonial que se traslada al entorno del actual convento de Santa Ana.

En la zona ya habían sido encontrados elementos arquitectónicos, tales como tambores de columnas, capiteles, etc., todo ello de mármol, por lo que la zona era conocida como los marmolejos. Esta zona de Córdoba pudo constituirse entre el siglo I y el siglo II, como el foro provincial de la Colonia Patricia, título que recibió la ciudad durante la dominación romana. 

El material empleado fue casi exclusivamente mármol, desde las columnas a los muros, pasando por la cubierta y el entablamento. La calidad del mármol y la de la talla del mismo nos hablan de que su construcción fue llevada a cabo por artesanos con altísima cualificación, situando el resultado al nivel de los más bellos edificios del imperio. 

El templo se situó en el límite de la Colonia Patricia, en la zona donde se ubicaba parte del lienzo oeste de la muralla. Las construcciones del interior, al igual que el lienzo de muralla, fueron destruidos para levantar el templo. El terreno fue allanado, creándose una terraza artificial donde se dispuso una plaza en medio de la cual se dispuso el templo.

La plaza estaba cerrada en tres de sus lados: el norte, este y sur (así lo indican los restos encontrados bajo el edificio situado en la esquina de Claudio Marcelo con Diario Córdoba), mientras que la oeste quedaba abierta para conectar visualmente con el circo.

Algunos estudios sugieren que entre ambas zonas existía una terraza intermedia que interconectaría ambos espacios.

Este templo romano constituye el principal vestigio conservado de la pasado romano de Córdoba. Es necesario recordar que fue el lugar de nacimiento de Lucio Anneo Séneca, también conocido como Séneca el Joven, uno de los mayores representantes del estoicismo filosófico.

No se tienen datos actualmente sobre qué divinidad era la que se adoraba en este templo, aunque su proximidad al circo y la apertura de la cara oeste hacia este último pueden indicar que se utilizaba para culto imperial.

Virgen con Niño, atribuida a Jerónimo Ordóñez

 

Virgen con Niño MBAC

Virgen con el Niño, atribuida al escultor cordobés Jerónimo Ordoñez. Finales siglo XVI. Museo de Bellas Artes de Córdoba.

De la explicación del propio museo:

La representación iconográfica de la Virgen portando en sus brazos al Niño hunde sus raíces en el arte bizantino, de donde lo heredaría el Occidente Católico para alcanzar gran profusión hasta la celebración del Concilio de Trento y la institucionalización del dogma de la Inmaculada Concepción por parte de la Iglesia, significarían su casi definitiva desaparición. En Andalucía tuvo gran éxito, siendo normalmente el Niño portador de algún atributo, como en esta ocasión en que la bola del mundo alude a su condición de Salvador. Se trata de una pieza concebida para ocupar el frente de una fachada, cuyo emplazamiento original se desconoce.

Perteneció la familia Romero de Torres y fue atribuida por Enrique al muy poco conocido escultor cordobés Jerónimo Ordóñez, vinculado a la familia Hernán Ruiz y con varias obras documentadas en la ciudad. Pasó al Museo en 1991, tras la adquisición de los bienes que la familia conservó en su vivienda, donde ocupaba un lugar preferente en el jardín presidiendo una fuente.

Iglesia de San Francisco (Córdoba)

iglesia de san francisco córdoba

Iglesia de San Francisco y San Eulogio (Córdoba). Barroco.

También conocida como iglesia del Antiguo Monasterio de San Pedro el Real, perteneció, en origen, al convento franciscano de San Pedro el Real fundado en el siglo XIII y que desapareció en los procesos de desamortización del siglo XIX.

Se sabe que el día de San Pedro y San Pablo del año 1236 la ciudad de Córdoba se rindió a las tropas cristianas del rey Fernando III El Santo; y para conmemorar dicha fecha fundó dos conventos, el de San Pablo, que lo donó a los padres dominicos, y el de San Pedro, que tomó el sobrenombre del Real y que lo dirigieron los franciscanos hasta el momento de su desamortización.

Tras la desamortización, y al ser derribado parcialmente el claustro, se estableció en el convento una fábrica de tejidos; los materiales del convento sirvieron para la construcción del Café del Gran Capitán y los mármoles de la escalera para una casa de Écija.

Así, del antiguo monasterio de San Pedro el Real hoy sólo queda su iglesia y parte del claustro derruido y urbanizado en plaza por parte del Ayuntamiento en el año 1982 según proyecto de Carlos Luca de Tena y Alvear. Al Convento le precedía una plaza; un “Compás” que comprendía el terreno libre que quedaba alrededor del convento y que aún hoy se sigue llamando “compás de San Francisco”.

(…)

La amplia reforma que sufrió la iglesia en el siglo XVIII modificó su fisonomía medieval por otra barroca, por la cual sus muros interiores y bóvedas fueron completamente revocados y enlucidos, adornados con follaje de yeso y escayola, hojas, guirnaldas y molduras doradas.

Altar Mayor de la Catedral de Córdoba

Altar Mayor de la Catedral de Nuestra Señora de la Asunción. Córdoba. España.

“Desde el crucero se puede observar el testero que cierra la nave, trazado por Juan de Ochoa entre los años 1597 y 1601. Concebido como un retablo, pares de columnas sobre resaltos dividen el cuerpo en calles, estructurándose los intercolumnios a modo de pequeñas portadas. En la calle central hay un lienzo de la Anunciación, atribuible a Juan de Alfaro, flanqueado por otros dos con San Pedro y San Pablo, siendo éstos obras anónimas de mediados del siglo XVI. Por encima de ellos se ven dos tallas de san Agustín y santo Tomás. El centro del segundo cuerpo muestra el escudo del mecenas de la obra, el obispo de Córdoba Juan de San Clemente y Torquemada, acompañado por lienzos de la Anunciación, la Inmaculada y la Aparición de la Virgen a San Felipe Neri. Todo este conjunto queda inscrito en un gran arco de medio punto, realizado por Hernán Ruiz “el Viejo”, decorado con grutescos y esculturas de los Padres de la Iglesia con hornacinas que alojan figuras del Ángel y de la Virgen María.

El retablo mayor es una imponente obra marmórea realizada entre 1618 y 1628 y fue realizada con mármol procedente de Carcabuey. Fue trazada por Alonso Matías, que la dirigió hasta 1625, encargándose luego de la misma Juan de Aranda Salazar; el templete central quedó inconcluso hasta 1653, año en que fue terminado por Sebastián Vidal de acuerdo con los diseños y bocetos de su predecesor. La parte escultórica, realizada en 1626, se debió fundamentalmente a Pedro Freile de Guevara, colaborando también Matías Conrado y Juan Porras entre otros. El frontal de plata del altar se hizo en 1816 en los talleres Martínez de Madrid, por encargo del obispo Pedro Antonio Alcántara Trevilla.

El retablo mayor consta de banco, cuerpo tripartito de columnas estriadas y ático; la calle central aloja el templete manifestador y las laterales acogen sendos lienzos realizados en 1713 por Antonio Palomino, y representan a San Acisclo y a Santa Victoria, surmontados por frontones partidos con figuras alegóricas de la Religión y la Abundancia. La cornisa de separación tiene un frontón con figuras recostadas de la Fe y la Esperanza. El centro del ático lo ocupa el lienzo de la Asunción de la Virgen, flanqueado éste por los lienzos de San Pelagio y Santa Flora, coronados por frontoncillos donde se representan la Justicia y la Templanza. A la altura de las columnas figuran las imágenes de San Pedro y San Pablo.

Para mí, verlo en directo fue absolutamente sorprendente. Había visto repetidas fotos de la parte de mezquita que pervive aún, pero nunca me hubiera imaginado esta riqueza escultórica, pictórica y cromática en la parte católica.