Altar del Trascoro (Catedral de Sigüenza)

Catedral de Sigüenza Altar del TRascoro

Altar del Trascoro. Catedral de Sigüenza. Guadalajara.

Entrando por la fachada principal lo primero que sorprende del templo es el conjunto monumental de estilo barroco de que consta el trascoro. Hasta el siglo XVII se encontraban adosados en su muro tres altares. En 1666 por deseo del obispo Andrés Bravo de Salamanca, encargó a Juan de Lobera y Pedro Miranda la realización del gran retablo barroco para colocar la imagen de Santa María de la Mayor, de quien era muy devoto el obispo.19

El altar está constituido por seis grandes columnas salomónicas de mármol negro traído desde Calatorao, otras cuatro columnas un poco más pequeñas son de mármol rojo de Cehegín y también se utilizó el mármol blanco de Fuentes de Jiloca. En una hornacina colocada en la parte central del retablo se encuentra situada la imagen de Santa María, patrona de Sigüenza.57

La escultura de Santa María, es una imagen románica del siglo XII, se cree que fue una ofrenda del obispo Bernardo de Agén, y era la imagen que le acompañaba en sus reconquistas por los territorios del obispado. Es de madera de ciprés policromada, lleva sobre su rodilla izquierda a su hijo Jesús y en su mano derecha sostiene una flor de lis. Por encontrarse muy deteriorada en el siglo XIV, fue reformada dándole un «aire gótico» y revestida con chapa de plata.Fue venerada en el primitivo retablo del altar mayor de la catedral, de donde le proviene el nombre popular de Santa María de la Mayor. Cuando se construyó el nuevo retablo para la capilla mayor, la imagen se trasladó a la iglesia de Santa María de los Huertos y en 1617 volvió a la catedral para ocupar un lugar en el retablo de la capilla de la Anunciación hasta el año 1673, en el que se trasladó definitivamente al altar del trascoro. Durante la guerra civil española, la imagen sufrió diversos daños que obligaron a una nueva restauración en 1974, en la que se retiraron las chapas de plata que cubría la madera policromada, dejándola como parece que tenía que ser su apariencia original.58

Anteriores posts sobre la Catedral de Sigüenza: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7.

Catedral de Sigüenza, Altar mayor

El retablo para la capilla mayor, fue un encargo del obispo franciscano fray Mateo de Burgos a los escultores Pompeo Leoni y Giraldo de Merlo, los cuales firmaron el contrato para su ejecución el 24 de setiembre de 1608. Con motivo de la defunción ese mismo año de Pompeo Leoni, se hizo cargo de su realización Giraldo de Merlo. Las trazas se hicieron, según el deseo del obispo, ocupando el máximo del espacio posible pero dejando libre la parte superior donde se habían de colocar unos vitrales, también donados por el mismo obispo. Se construyó entre 1609 y 1613 en estilo manierista y la policromía fue realizada por los pintores Diego de Baeza y Mateo Paredes.  

Consta de predela con tres cuerpos de diferentes órdenes, jónico, corintio y compuesto, y un coronamiento superior. En la predela se encuentran cuatro relieves con escenas de la Pasión de Cristo. En el primer cuerpo, en la calle central hay un tabernáculo de tres pisos con las imágenes de san Pedro y san Pablo, la Última cena y en el último piso el Salvador. En las calles laterales con la separación hecha con columnas jónicas, se encuentran en los extremos las figuras de san Andrés y san Francisco de Asís, en la calle lateral derecha la Transfiguración de Cristo y en el lado izquierdo la Inmaculada Concepción. En el segundo cuerpo el orden de las columnas es corintio, en la calle central se encuentra la Asunción, en el lateral derecho un gran relieve de la Adoración de los Reyes, en el ladoizqueirdo la Natividad y en los extremos las imágenes de santa Ana y santa Librada. En el tercer cuerpo en la parte central se encuentra un Calvario: Cristo en la cruz con María y san Juan Bautista y a sus lados los relieves del Pentecostés y la Ascensión de Cristo con dos figuras exentas de santos en cada extremo. El coronamiento final del retablo se realizó con un gran escudo del obispo comitente sostenido por dos ángeles y dos representaciones de las virtudes.

Entradas anteriores sobre la Catedral de Sigüenza:
  1. Capilla de la Concepción.
  2. La Capilla del Espíritu Santo.
  3. El Doncel de Sigüenza.
  4. Sacristía de las Cabezas.

El Doncel de Sigüenza (panorámica general)

El Doncel de Sigüenza, sepulcro de Martín Vázquez de Arce. Catedral de Sigüenza. Guadalajara. España.

El sepulcro, colocado sobre tres leones, está bajo una hornacina en arco de medio punto, con la estatua del Doncel en alabastro. Lo que más resalta es que no es una figura yacente, dormida, sino que se encuentra recostado, con una pierna sobre la otra y apoya el brazo medio incorporado, en actitud de leer un libro que sostiene abierto en sus manos. La iconografía habitual durante la Edad Media reserva los libros a personajes eclesiásticos, por lo que su uso en este caso puede considerarse una innovación, relacionada con el aumento de la literatura profana desde la crisis bajomedieval y la invención de la imprenta (presente en España desde 1472, con el Sinodal de Aguilafuente), aunque la difusión de la lectura que trajeron los libros de caballerías es posterior.

Su padre fue secretario personal de la familia de Mendoza, residiendo en la ciudad de Guadalajara, donde Martín se convirtió en paje del primer Duque del Infantado. Tuvo una hija, de nombre Ana. 

Anteriores posts sobre el Doncel:
El Doncel de Sigüenza: detalle del rostro.
El Doncel de Sigüenza: detalle del rostro (II).

El Doncel de Sigüenza (detalle)

El Doncel de Sigüenza (detalle). Catedral de Sigüenza. Guadalajara. 

La iconografía habitual durante la Edad Media reserva los libros a personajes eclesiásticos, por lo que su uso en este caso puede considerarse una innovación, relacionada con el aumento de la literatura profana desde la crisis bajomedieval y la invención de la imprenta (presente en España desde 1472, con el Sinodal de Aguilafuente), aunque la difusión de la lectura que trajeron los libros de caballerías es posterior. 

Aparece enfrascado en la lectura de un libro mientras descansa de un ejercicio militar, con las piernas protegidas por su armadura, graciosamente cruzadas. La figura está vestida con armadura y con la cruz de Santiago en el pecho, pintada en rojo destacando sobre el blanco del alabastro. (…) La cabeza está cubierta con un bonete que se le adapta totalmente.

Anteriores posts sobre el Doncel de Sigüenza:

Capilla de Diego Serrano o de la Concepción (detalle)

Tribuna con balaustres, que descansa en dentellones góticos, y decoración plateresca, viéndose amalgamados los dos estilos. Detalle. Existen dos iguales en esta capilla. Catedral de Sigüenza. Guadalajara. 

(Las dos tribunas son) quizás demasiado grandes para el ámbito en que se encuentran: sobre los muros del sur y del este, y bajo escarzanos, avanzan las tribunas que apoyan sobre cuatro grandes ménsulas que a su vez dejan entre ellas un espacio ocupado por decoración. Son obra en piedra caliza de Tamajón, y se decoran profusamente con el rigor y la alegría del grutesco abigarrado del Renacimiento. Según Mª Carmen Muñoz Párraga, que tan detalladamente documentó al templo, estas piezas son obra de Miguel de Aleas, con la colaboración en sus decoración de pinturas y dorados de Arteaga y Viloldo.

Anteriores posts sobre Catedral de Sigüenza:
El Doncel de Sigüenza.
Sacristía de las Cabezas.
La Capilla del Espíritu Santo.
Capilla de la Concepción.

Sacristía del Espíritu Santo o “de las Cabezas”, Catedral de Sigüenza / Holy Ghost’s Sacristy, Sigüenza Cathedral

Catedral de Sigüenza. Sacristía de las Cabezas. Vista parcial del techo.

(…) La par­te ornamental que ha dado el nombre a este recinto y conquistado para él la fama universal (son) esas 304 cabezas de su bóveda, que, a manera de artesonado, pétreo, lanzan constante su ru­mor, su vago decir, su lento y blanco llorar de siglos sobre los admirados rostros de quienes hasta ellos llegan. Sin entrar en la literaturización que, por otra parte, merece esta obra, di­remos que cada uno de los sectores de la bóveda posee 19 hileras, con 4 cabezas cada una. Las 9 de una vertiente se orientan en el sentido ver­tical que permite su lógica visión, lo mismo que las otras 9 de la vertiente contraria. Tan sólo en las cuatro caras de las hileras centrales, de la clave, se permite el artista una orientación distinta, pero meditada y equilibrada, como corresponde el estilo arquitec­tónico, riguroso y sistemático, en que se construye el conjunto. Damos aquí esta distribución como aportación al estudio completo de esta bóveda.
Pasando ahora al estudio iconográ­fico de estos 304 medallones, hemos de decir que en ellos aparecen los más diversos tipos que la imaginación puede concebir. Contemplar tal cantidad de gestos, de actitudes, de penas y alegrías conjuntadas, de pobrezas y dignidades confundidas, originan una tormenta anímica de la que uno se recupera ya difícilmente. Creemos que, en parte solamente, es esto techo una galería de retratos. Aparecen, si, diversos bustos de obispos, canónigos, religiosos, bachilleres, dignidades civiles, etc., ataviados a la usanza, de mitad del siglo XVI, que podrían muy bien ser personajes contemporáneos del artista que trazara y tallara sus rostros. En una gran mayoría de ellos, sin embargó, no se ha pretendido más que el efecto estético del poder y la fuerza que emanan de la plumilla y la plumilla del escultor.

Anteriores posts sobre la Catedral de Sigüenza:
1.Capilla de la Concepción.
2. La Capilla del Espíritu Santo.
3. El Doncel de Sigüenza.

(ENG)

The decorative detail that actually has named the room and conquered its universal fame have actually been the 304 heads reproduced in the vault, that as a rocky coffered ceiling, observe the people that entered the sacristy. Each vault sector has 19 rows, each row having 4 heads.

The faces are oriented towards an axis that goes from the window to the rose window (east – west) and taking on as the external part of the room the eastern one, so in the first sector of the vault the first three external heads look inside it, the two internal ones look outside. In the second sector, the two external ones look inside it, the two internal look outside. In the third sector, the first and the third look inside, the second and the fourth look to the window. In the fourth sector, the external head looks inside and the rest are looking outside the room. So, even if the heads are looking differently in each sector, all of them show a perfect balance considering the position of the heads.

Lastly, making an inconographic study of those 304 medallions, the first thing to note is that all of those heads are different in their gestures, attitudes, etc. Some of them are happy, some are unhappy. Some are rich and some are poor. That is why experts considered them to be a gallery of portraits. There are busts from bishops, canons, monks, priests, sages, civil dignataries, etc. each with their characteristic clothes from the second part of the XVIth century.

Capilla de la Concepción / Chapel of the Conception (Catedral de Sigüenza)

 
Capilla funeraria de D. Diego Serrano, Catedral de Sigüenza.
 
En la capilla se encuentra expuesto el cuadro de La Anunciación de El Greco, situado tal y como se ve en la foto.
 
La construcción de la capilla de la Concepción se realizó bajo el encargo del obispo Diego Serrano el año 1509 para sepultura suya y de su familia y es el centro de la capilla donde tuvo su sepulcro el obispo, el que se debió de retirar y perder en el siglo XVII. Hay escudos del obispo colocados cerca del arco de la entrada con una inscripción que dice: «Fallesció el protonotario D. Diego Serrano, Abad de Santa Coloma, fundador de esta capilla, a catorce días del mes de marzo de 1522 años. Laus deo.»

Continuar leyendo “Capilla de la Concepción / Chapel of the Conception (Catedral de Sigüenza)”

La Capilla del Espíritu Santo

image

Puerta de entrada a la Sacristía de las Cabezas desde la Capilla del Espíritu Santo. Catedral de Sigüenza. España.

Se trata de una Verja que se abre a la fabulosa Sacristía de las Cabezas de la Catedral de Sigüenza. En esta entrada, nos fijaremos sólo en dicha verja, dedicando otra entrada posterior a dicha Sacristía.

La Capilla del Espíritu Santo se abre, a la sacristía de las Cabezas, por medio de una portada, muy ornamentada, con arco de medio punto y reja bellísima, de hierro forjado, obra de Hernando de Arenas (1561), que no hizo la traza, sino que trabajó según dibujo ajeno, del famoso Xaimete o Xamete, que vivía en Cuenca y hacía dibujos por encargo para altares y monumentos. Es muy probable que no fuera esta la única traza que Xaimete dibujara a Arenas, ya que existe gran semejanza entre esta reja y la de la capilla de la Asunción de la catedral conquense, por lo cual debe ser aproximadamente de la misma época“.

El Doncel de Sigüenza / Sigüenza’s “Young Squire”

el doncel de siguenza detalle

Es, sin duda, una de las esculturas más importantes del arte funerario español y que ha hecho que la catedral de Sigüenza, y en especial la capilla de los Vázquez de Arce, tenga fama internacional.
Martín Vázquez de Arce, el Doncel, falleció a los 25 años de edad, en la Vega de Granada, durante los últimos momentos de la Reconquista. La foto muestra su perfil desde su lado izquierdo. La escultura lo representa concentrado en la lectura de un libro, que es el único problema que presenta: el tomo es demasiado pequeño para que el libro pueda cerrarse.
Al fondo se ve a Santiago Peregrino, con la concha en el sombrero y el bastón de su mano derecha. Se considera una representación del caballero renacentista (está realizada a principios del siglo XVI) por la unión de las armas (caballero muerto en batalla, por eso no está reclinado en cojines) y las letras (leyendo un libro). Además, las proporciones del cuerpo son perfectas, según los cánones del Renacimiento. Por último, es digna de mención la serenidad que emana del conjunto pero, sobre todo, de la expresión del rostro.
_______________________________________
(ENG):
It is undoubtedly one of the most important sculptures of Spanish funerary art and it has made the Cathedral of Sigüenza, and specially the chapel of Vázquez de Arce’s family, a world-renowned place.
Martín Vázquez de Arce, the young squire, died at 25 years old, in Granada’s meadow, in the last stages of the Reconquest. The photo shows the statue’s profile viewed from the left side of the sculpture. He is represented concentrated in the book he reads. The book is the only problem that the naturalistic statue poses: its volume is too short for the book to close.
In the background we can see Apostle Santiago as a pilgrim, with the shell in the hat and the walking stick in his right hand. It is widely considered as a depiction of a Renaissance knight (it was made in the early XVIth century), joining the weapons (knight killed in action, so he is not depicted lying in the cushions) and the literature (he is reading a book). Besides, the scupture’s proportions are perfect, according to Renaissance’s beauty standards. Last but not least, his serene expression deserves a mention.