Iglesia de San Nazario, Lyon

Iglesia de San Nazario, Lyon. Fachada principal. En la torre izquierda se puede ver el reloj, construido en el siglo XVII por los hermanos Mayet de Morbier.

El primer monumento en este lugar parece haber sido una construcción romana, posiblemente un templo a Atis, dios de la vegetación romano y marido de Cibeles, cuya adoración, al parecer, fue la causa de la persecución cristiana en 177 d.C. En el siglo V, el obispo de Lyon, Eucerio de Lyon, construyó la primera iglesia sobre los restos de la antigua construcción romana, para albergar allí los distintos restos de los mártires, torturados en la persecución del 177. La iglesia se llamó entonces “Iglesia de los Santos Apóstoles y de 48 mártires“, según el Martirologio de San Adón de Viena.

Detalle de la puerta de la entrada principal, San Nazario, Lyon. Construida en el siglo XVI por Jean Vallet, discípulo de Philibert Delorme, es de las pocas muestras del Renacimiento que hay en Lyon.

A partir del Siglo VI, los obispos comenzaron a enterrarse en la Iglesia. Especialmente famosa fue la tumba de Niceto de Lyon, el obispo nº 28, que atrajo grandes muchedumbres y los milagros que realizó hicieron muy famosa a la Iglesia.

Como puede verse en el dintel de la puerta pone: “In templo, eius omnium dicent gloriam. Psalm XXVIII“.

Altar mayor, San Nazario, Lyon.

A principios del Siglo VIII, la iglesia fue devastada por los sarracenos y por Carlos Martel. Después fue reconstruida en el siglo IX, por orden del obispo Leidrade durante el reinado de Carlomagno. En el siglo XII, los discípulos de Pedro Waldo, un lego que predicaba contra los dogmas católicos (como el purgatorio o la transubstanciación), escandalizados por la riqueza de la iglesia, la prendieron fuego, destruyendo numerosas reliquias.

Púlpito neogótico de San Nazario, Lyon. Su diseño fue realizado por

Desde el siglo XIV hasta el XVI se reconstruye la iglesia en estilo gótico flamígero. El barrio donde se encuentra estaba habitado por la burguesía de la ciudad, que quiso, como consecuencia de la mejora de las circunstancias comerciales, aumentarla y ennoblecerla, aunque ello trajo enfrentamientos con la catedral de San Juan, que ya era entonces la primada de la ciudad. La construcción se interrumpió debido a la Peste del Siglo XIV y a la Guerra de los Cien Años, debido a la disminución de la renta de la ciudad, por lo que hubo que buscar otras fuentes de financiación (concesiones a las hermandades, por ejemplo).

Bóveda de San Nazario, Lyon.

El libro medieval de registro de cuentas de la iglesia muestra, no sólo ni principamente cuestiones religiosas (aunque contiene las muertes acaecidas en la parroquia en dichos años), sino tanto la llevanza de las cuentas como el inventario de los bienes de la iglesia, entre los que se contaba con una colección de telas preciosas para las ceremonias que cada canónigo aportaba a la iglesia para hacer las nuevas vestimentas que debían llevar según el carácter de aquéllas. También se recoge la venta de telas mortuorias, que fue un negocio floreciente durante décadas, así como la de la cera para velas.

Se calcula que durante la Edad Media la parroquia tenía entre 3 y 4 mil parroquianos y que la Peste Negra se llevó entre un 25 y un 30% de ellos.

Detalle de la Galería Superior, San Nazario, Lyon.

En el siglo XVI, los notables de la ciudad se reunían en esta iglesia y en el XVII los concejales eran elegidos en su nave central. Los problemas, durante este período, persisten entre la Iglesia de San Nazario, como se ve elegida como la suya por la burguesía laica, y la Catedral de San Juan, elegida por la nobleza y el alto clero.

Vidrieras de San Nazario, Lyon. La mayoría están hechas por Bégule, Gruber y Lavergne. Siglo XIX.

La iglesia resultó gravemente dañada por los Hugonotes iconoclastas del barón de Adrets (primero fue hugonote y luego católico) en 1562, quienes además desenterraron a distintos obispos de Lyon y destruyeron varias estatuas. La pérdida fue irreparable porque sólo ha quedado una pequeña parte de las obras de arte que poseía la iglesia en ese momento.

También sufrió daños importantes durante la Revolución Francesa: el bombardeo destroza el edificio, especialmente las torres y las bóvedas. Las hordas anticlericales saquearon la iglesia (no fue la única). Durante la Revolución Francesa, sirvió como almacén de harina. A finales del Siglo XVIII, se impidió que fuera transformada en galería comercial gracias a una petición firmada por 100 notables. Pero no sólo San Nazario sufrió: al término de la Revolución, el estado de la Catedral de San Juan era tan malo (bóvedas destruidas, esculturas robadas, filtraciones de agua en prácticamente todo el edificio, etc.) que se utiliza San Nazario por algunos curas constitucionales (los que juraban la constitución derivada de la Revolución) mientras se restauraba la catedral.

Vidrieras de San Nazario, Lyon. La mayoría están hechas por Bégule, Gruber y Lavergne. Siglo XIX.

Sin embargo, su estado hizo que se entendiera pronto que era necesario recuperarla, lo que se consiguió gracias a las donaciones privadas realizadas como consecuencia del nuevo fervor religioso, derivado del fin de la Revolución. El culto se reestableció en la iglesia el 6 de junio de 1802, día de Pentecostés.

Altar lateral, San Nazario, Lyon.

La iglesia formó parte del primer censo de Monumentos históricos de la ciudad (1840).

Órgano y Coro de San Nazario, Lyon.

El órgano fue realizado por el taller de Joseph Merklin, alemán nacionalizado francés después del conflicto de 1870. Construyó el órgano, que aplicó por primera vez la electricidad al instrumento permitiendo distanciar el teclado de los tubos, en 1885. El instrumento, de 45 juegos, tres teclados y un pedal, supuso un avance notable en la construcción de órganos porque se podía tocar desde los mismos teclados, que se situaban tras el altar, tanto el órgano del coro (el principal) como el de la tribuna.

Sin embargo, las requisas del Tercer Reich lo volvieron inservible y aún hoy el gran órgano eléctrico espera ser restaurado.

Texto tomado de aquí (en francés).

Cómoda con diseño chino / Commode in chinoiserie style (MBA Lyon)

Cómoda del siglo XVIII con decoración china. Museo de Bellas Artes de Lyon.

Realizada entre 1735 y 1745 por Bernard II Van Risen Burgh, está realizada en roble, en color negro y oro sobre lacado en rojo, con bronce dorado y mármol.

Yo la vi en 2019 en el Museo de Bellas Artes de Lyon, en donde estaba en depósito del Museo de Bellas Artes de Dijon.

(ENG)

This commode in chinoiserie style was made between 1732 and 1745 by Bernard II Van Risen Burgh, in oak wood, black and gold coloured over red coating, with golden bronze and marble.

I saw it in 2019 in the Musée des Beaux Arts of Lyon, where it was shown after being lent by the Musée des Beaux Arts of Dijon.

(Explicación del propio Museo en el cartel de la exposición).

La Iglesia del Monasterio de la Cartuja (Granada)

Altar Mayor de la Iglesia de la Cartuja de Granada.

Sin duda es una de las grandes joyas de este Monasterio. Su construcción la inicia Cristóbal de Vílchez en el siglo XVI y no se concluye hasta 1662.

Continuar leyendo “La Iglesia del Monasterio de la Cartuja (Granada)”

Sarcófago paleocristiano (MAEC)

Sarcófago paleocristiano de Córdoba. Museo Arqueológico y Etnográfico de Córdoba. Córdoba, España.

Se trata de un sarcófago encontrado en Córdoba en 1962 y que hoy se encuentra en el Museo Arqueológico y Etnográfico de Córdoba.

Como podemos leer en esta página, las escenas principales que en él encontramos, son las siguientes de izquierda a derecha:

a) el sacrificio de Isaac:

Continuar leyendo “Sarcófago paleocristiano (MAEC)”

Diadema ibérica (MAN)

Diadema ibérica (Siglo IV a C). Tesoro de Jávea. Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

De la explicación del propio museo:

Su estructura articulada con extremos triangulares es heredera de diademas orientalizantes, como la de Aliseda (1). Su decoración calada de filigrana, granulado y recortado es de influencia clásica griega, reinterpretada al gusto ibérico. No se observan huellas de uso, por lo que pudo ser encargada como objeto de prestigio.

Ha formado parte de diversas exposiciones dentro y fuera del Museo, exposiciones que tenían por objeto mostrar la orfebrería hispana, como, por ejemplo, esta en el Museo de Cáceres que después recaló en Ávila, entre otras poblaciones. Dicha exposición tenía por objeto mostrar los avances técnicos que los orfebres hispanos habían desarrollado, de los que la diadema mostrada es un buen ejemplo.

(1) Cáceres.

Arqueta de la Catedral de Palencia

Arqueta de la Catedral de Palencia, Museo Arqueológico Nacional (Madrid).

La arqueta de forma rectangular es de madera recubierta con cuero y con placas de marfil talladas, fue encargada como regalo para Ismail Al Maamun hijo del rey de la Taifa de Toledo Yahya ibn Ismail al-Mamun. Fue realizada en el taller de marfiles de Cuenca, por el artista Abderraman Ben Zeiyan, el año 1050. Destaca por su increíble detalle y finura en la ejecución y está considerada como una de las mejores creaciones del mencionado taller tiene unas inscripciones de escritura cúfica -donde se recuerda su ejecución en Cuenca entre otras cosas-, también hay pájaros y gacelas, lo que hace pensar que fue una recreación del paraíso. La pieza perteneció a la Catedral de Palencia utilizada como relicario. En 1911 el obispo junto con el capítulo de la catedral donaron la arqueta en el Museo Arqueológico Nacional de España.

La página del MAN nos aporta algunas notas interesantes:

La inscripción decorativa en caracteres cúficos delata su fabricación en Cuenca en el año 441 de la Hégira/ 1049-1050 d. C. Su autor, Abd al-Rahman ben Zayyan, la realizó por encargo para Ismail ben al Maamun, hijo del rey de Toledo Yahya al Maamun (1044-1075). Las tiras de cobre esmaltado que ensamblan las placas de marfil son de estilo románico, fundidas en el taller de Silos. Fue reutilizada como relicario en la catedral de Palencia. 

La talla de estas placas de marfil continúa la tradición califal, aunque el relieve sea más plano y la interpretación de sus motivos decorativos vegetales y cinegéticos sea más esquemática. Aunque resulta aventurado hablar de un taller conquense de eboraria, sin embargo está documentada la fabricación de tres arquetas en el siglo XI: la de Silos (1026), hoy en el Museo de Burgos, esta arqueta de Palencia y el bote de la catedral de Narbona, de fecha cercana a la anterior.

“Escalera de Soto”, Convento de San Esteban (Salamanca)

Escalera de Domingo de Soto, Convento de San Esteban, Salamanca. España.

Debe su nombre a Fray Domingo de Soto, fraile dominico del siglo XVI que vivió en el Convento y que perteneció a la llamada Escuela de Salamanca, de la que fue uno de sus principales pensadores. En cuanto nos atañe aquí, fue el mecenas de la escalera objeto del presente post.

Se construye con una técnica novedosa por el arquitecto Rodrigo Gil de Hontañón, al estar apoyada únicamente en la pared, lo que contribuye a hacer un espacio diáfano. Todo el peso de la escalera se sostiene en el primer tramo de la misma. Se adorna con casetones con motivos florales, como puede verse en la fotografía anterior.

La magnífica labor de cantería fue dirigida por fray Martín de Santiago.

Bóveda de crucería sobre la escalera (foto anterior).

Su construcción sirvió de modelo a la escalera barroca de la Clerecía, también de Salamanca.

Anteriores posts sobre esta escalera: 1.

Anteriores posts sobre el Convento de San Esteban (Salamanca): 1, 2, 3.

Monasterio de la Cartuja (Granada): Coro de la Iglesia

Albergó a una comunidad de monjes cartujos desde su fundación en el siglo XVI hasta la exclaustración del año 1835. Aunque mezcla diversos estilos, representa una de las cumbres de la arquitectura barroca española. 

Actualmente, está considerada como Bien de Interés Cultural fue declarado Monumento histórico-artístico perteneciente al Tesoro Artístico Nacional mediante decreto de 3 de junio de 1931.

La Iglesia es, sin duda, junto a la sacristía, la parte más imponente del conjunto y una de las obras más importantes del Barroco español. En las fotos se puede apreciar la grandiosidad del Coro con la parte a la que los laicos tenían acceso a la misma. La Cartuja es una orden monástica contemplativa que considera el silencio como un medio para lograr la contemplación y el recogimiento.

Arquilla Amatoria (siglo XIV)

Arquilla Amatoria (MNAC)

Arquilla Amatoria (1400-1500). Madera, doradura, latón. Museu Nacional d’Art de Catalunya, Barcelona, España. Parte de la Exposición de “Los Pilares de Europa”, Caixaforum, Madrid, España.

Explicación de la propia exposición:

Los cofres que mostraban escenas románticas se producían con una gran variedad de materiales. Los de esta clase, decorados con figuras en relieve moldeadas en estuco, son típicos de Cataluña. Han sobrevivido bastantes de ellos y muestran escenas que eran populares en toda la Europa cristiana, tales como justas, parejas en pleno cortejo o animales míticos. En la tapa de esta pieza se puede ver a dos caballeros luchando, así como a sus caballos, decorados con motivos realizados con un punzón.

Esta obra no se encuentra normalmente expuesta al público, según señala su ficha en el MNAC.

Sarcófago de la Orestíada (MAN)

Parte frontal del llamado “Sarcófago de la Orestíada”

Museo Arqueológico Nacional.

Mármol. Mediados del Siglo II. Husillos (Palencia).

Un mito extraído de la tragedia griega, la venganza de Orestes, decora este sarcófago importado desde Roma. Sus relieves narran la muerte de Clitemnestra y del traidor Egisto, asesinos de su padre Agamenón, la llegada del héroe a Delfos acosado por las Furias, y al tribunal ateniense del Aerópago, donde el voto de Atenea decidirá su absolución. La elección del tema es ostentación de la cultura del difunto, signo de prestigio y autoridad“.

(Según la información del propio museo).

La batalla de Lepanto, según los franceses (Basílica de Nuestra Señora de Fourvière de Lyon)

Mosaico que describe la Batalla de Lepanto en la basílica de Nuestra Señora de la Fourvière.

Lo pongo porque me parece absolutamente deliciosa la forma en la que cuentan la batalla. A continuación, la foto y luego pongo la traducción:

Explicación en la Basílica de la batalla de Lepanto

Traducción:

“Este mosaico evoca la poderosa intercesión de la Virgen María en favor de la paz con ocasión de un episodio de las luchas que enfrentaban al Occidente cristiano con el Imperio otomano en el siglo XVI: el 7 de octubre de 1571 un combate naval decisivo tiene lugar entre los dos adversarios. Consciente de lo que estaba en juego, el Papa Pío V exhorta a los cristianos a rezar a la Virgen María para evitar la usurpación y conservar la paz. La procesión de las Hermandades del Rosario en Roma respondió con fervor a la llamada del Santo Padre: las fuerzas otomanas fueron vencidas en Lepanto; se contribuye a la victoria con la intercesión de la Virgen.

El mosaico evoca la victoria, donde vemos al Papa, acompañado de los cardenales, llamando a la oración e invocando al Señor con el rosario en la mano (abajo a la izquierda).

En reconocimiento, el Papa instituye la fiesta de Nuestra Señora de la Victoria en 1572; el año posterior se la denomina Nuestra Señora del Rosario, porque es por la oración al Rosario por lo que se habían dirigido a Dios para pedir su amparo. Esta fiesta de Nuestra Señora del Rosario se celebra cada 7 de octubre en la Iglesia.

No nos sorprenderá esta imagen en la Basílica porque ésta ha nacido de las oraciones de los lioneses, enfrentados al riesgo de usurpación de la ciudad por los ejércitos prusianos en 1870.

En esta ocasión, de nuevo se realizó una oración para salvaguardar la paz y se construyó la Basílica en reconocimiento a María por su intercesión.

(Lo demás es simplemente una explicación del Rosario y que se reza por los cristianos para obtener la intercesión de la Virgen por múltiples razones).

Pues bien, como podemos observar, no se menciona que Francia no tomó parte en la batalla, ya que los cristianos estaban formados por España, la República de Venecia, los Estados Pontificios, Génova, Saboya y la Orden de Malta. Francia no estaba interesada en participar porque Turquía era aliada frente a España, que era su mayor enemigo del momento y, de hecho, el rey llegó a ceder Toulon al pirata Barbarroja.

De hecho, la única forma que tenemos de saber que España participó, según el mosaico, es por la bandera del Imperio (el águila bicéfala) que ni siquiera era ya pertinente porque Carlos I de España y V de Alemania había abdicado en 1555-1556 y había fallecido en 1558 y, por tanto, en 1571 era su hijo, Felipe II el rey de España, quien nunca fue Emperador de Alemania.

Así que no nos puede extrañar que, al narrar la victoria de Lepanto, no pudiendo razonar por qué no estuvieron allí apoyando al “Occidente cristiano“, no digan absolutamente nada sobre su ausencia en dicha batalla y se limiten a hablar de que se ganó por la intercesión de la Virgen.

Anteriores posts sobre la Basílica: Portada principal.

Catedral-Mezquita de Córdoba (bóveda de la Catedral)

Bóveda del Coro de la Catedral de Córdoba

Su hijo Hernán Ruiz el Joven, el gran arquitecto de la saga de los Ruiz, manifiesta ya claramente la formulación clasicista en la nueva nave, y es el artífice de sus elementos más notables, así como de muchas de las capillas y de la rejería de la misma. Después de cien años de obras, la nueva nave de la catedral será concluida con el añadido de ciertos aspectos manieristas, como puede verse en la cúpula del crucero del maestro Juan de Ochoa, o la formulación de la bóveda con lunetos del coro que anuncia ya el barroco”.

En la parte baja de la foto se aprecia el fondo del coro. La foto está tomada desde dicho coro para observar precisamente dicho bóveda con lunetos.

Anteriores posts sobre Catedral-Mezquita de Córdoba: 1.

Mosaico de la Medusa (MAN)

Mosaico de Medusa. Vista general.

Mosaico de Medusa, encontrado en Palencia, hoy exhibido en el Museo Arquelógico de Madrid.

De la página del museo:

Este pavimento está enmarcado por una banda de teselas negras y por un sogueado polícromo que va entrelazando todas las figuras geométricas que componen el esquema decorativo. Es una composición de cinco octógonos, uno central y cuatro laterales, unidos por cruces y hexágonos oblongos, con cuadrados y trapecios en los lados, y triángulos en las esquinas. 

En el octógono central se ha representado un gorgoneion, la máscara de la Gorgona Medusa, vista en posición frontal. De la parte superior de la frente nacen dos pequeñas alas de color gris. Sus cabellos, alborotados, desordenados, se confunden con las serpientes que brotan entre ellos, y enmarcan todo el rostro, de mirada intensa, con el ceño y la boca fruncidos. Pertenece esta máscara al tipo llamado de la “Medusa bella”, un tipo que ha perdido el carácter monstruoso, a la vez grotesco y horripilante, característico del arcaísmo griego, y se ha convertido en una figura femenina de idealizada belleza, cuya naturaleza demónica se manifiesta únicamente a través de los atributos animalísticos -las alas y las serpientes-, la mirada fija y penetrante, y los cabellos alborotados. El pathos de la figura se expresa por medio del ceño y la boca fruncidos, patetismo que no resta nada a su belleza. El tipo bello hace su aparición en Grecia en el siglo V a.C., y será el más frecuente durante la época romana.  

Los bustos de las cuatro estaciones decoran los octógonos laterales. El Estío es una figura girada levemente hacia la izquierda, de cuya frente brota un manojo de espigas; una hoz figura junto a su hombro izquierdo. La cabeza de la Primavera, vuelta hacia la derecha, está adornada con una guirnalda de flores. El Invierno está representado por una cabeza cubierta con manto y velo con el que se cubre la barbilla y que parece sostener en la mano derecha. La cabeza del Otoño, reconstruida, conserva una hoja de vid junto al rostro. En los hexágonos se han representado diversas clases de pájaros de plumaje multicolor, los de las esquinas situados sobre ramas y con frutos en el pico. Los ocho hexágonos restantes están decorados con figuras de leones marinos e hipocampos. Los trapecios se decoran con un motivo vegetal geometrizado y las cruces con guirnaldas de laurel y roseta cuatripétala en el centro

Parroquia de Santa Bárbara (Madrid)

Iglesia de las Salesas

Altar Mayor y, a la derecha, la tumba del Rey Fernando VI. Parroquia de Santa Bárbara, conocida popularmente como Iglesia de las Salesas porque antes formaba parte del Convento de dicha orden. Entonces, su denominación era “Convento de las Salesas Reales” que en la actualidad alberga el Tribunal Supremo. Madrid. España.

El frontal de la mesa del altar mayor lo forman dos tableros de mosaicos de flores, realizados en Roma, y en el centro las iniciales de los Reyes sobre lapislázuli, rodeadas de nubes y cabezas de ángeles.

   El retablo entre seis columnas de serpentina verde, en dos grupos de tres, una delante y dos más atrás, con basas y capiteles de bronce dorados a fuego, dan cobijo a un lienzo de veinte pies de altura representando a la Visitación de Ntra. Sra. enmarcado en bronce dorado a fuego y coronado por las armas reales del mismo material. Este lienzo fue pintado en Nápoles  por Francisco de Mura.

   Al lado de las columnas y a la altura de sus pedestales existen unas ménsulas que soportan las estatuas en mármol blanco de San Fernando y Sta. Bárbara de ocho pies y medio de alto. En la parte superior del retablo y en su parte central se encuentra una escultura de San Francisco de Sales de rodillas rodeado de nubes y cabezas de ángeles y sobre ellos un sol de rayos con el símbolo de la Trinidad, en el centro también de bronce dorado al igual que la gran corona que descansa sobre todo el conjunto. A ambos lados y sobre los dos grupos de columnas se encuentran las representaciones de la Religión y de la Caridad. Todas estas esculturas del retablo son obra de Olivieri.