Acueducto de Segovia / Segovia’s Aqueduct

El Acueducto de Segovia y la plaza del Azoguejo (2014).

Las hipótesis apuntan al siglo II d.C., posterior al año 112 d.C. (final del gobierno de Trajano o ya en el de Adriano). La imposibilidad de datación exacta no impide que encabece la clasificación de mejores obras de ingeniería civil en España. Sus 167 arcos de piedra granítica del Guadarrama están constituidos por sillares unidos sin ningún tipo de argamasa mediante un ingenioso equilibrio de fuerzas. Obra extraordinaria, en la que la utilidad convive con la armonía y la belleza, ha prestado servicio a la ciudad hasta fechas recientes. A través de los siglos, apenas ha sufrido modificaciones.

Los arcos más altos del Acueducto (2014)

Sólo durante el ataque contra Segovia dirigido en 1072 por el musulmán Al-Mamún de Toledo sufrieron deterioro 36 arcos; los daños fueron restaurados en el siglo XV por Fray Juan de Escobedo, monje del Parral. Desde antiguo, existen dos hornacinas que probablemente protegían a dioses paganos, sustituidas en tiempo de los Reyes Católicos por las imágenes de San Sebastián y de la Virgen. Bajo las hornacinas existió una leyenda en letras de bronce, relativas a la fundación del puente, de la que hoy sólo queda el rastro de la inscripción.

(ENG)

According to most experts, this amazing engineering project was built in II century of our era, after 112AD in any case (last years of Trajan’s period or Hadrian’s). The impossibility to determine the exact year the aqueduct was finished, hasn’t prevented it from being classified as the one of the best civil engineering works of all time built in Spain. Its 167 archs of granite stone from the Guadarrama mountains are made with blocks joined with no mortar, using an ingenious system of forces’ balance. An extraordinary work, in which utility merges with beauty and harmony, it has been in actual use till very recent times. It has suffered very few modifications.

Only during the attack against Segovia led, in 1072, by Al-Maimoun of Toledo 36 arches were damaged; but they were actually restored in the XVth century by Fray Juan de Escobedo, a monk from the Parral’s monastery . Two niches were built, at first perhaps for Roman gods, but since the Catholic Kings, they contain two sculptures: one of the Virgin Mary and another of St Sebastian. Under the niches, there was once an inscription in bronze letters, related to the foundation of the aqueduct, but nowadays only a illegible trace remains.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .