Diadema ibérica (MAN)

Diadema ibérica (Siglo IV a C). Tesoro de Jávea. Museo Arqueológico Nacional. Madrid.

De la explicación del propio museo:

Su estructura articulada con extremos triangulares es heredera de diademas orientalizantes, como la de Aliseda (1). Su decoración calada de filigrana, granulado y recortado es de influencia clásica griega, reinterpretada al gusto ibérico. No se observan huellas de uso, por lo que pudo ser encargada como objeto de prestigio.

Ha formado parte de diversas exposiciones dentro y fuera del Museo, exposiciones que tenían por objeto mostrar la orfebrería hispana, como, por ejemplo, esta en el Museo de Cáceres que después recaló en Ávila, entre otras poblaciones. Dicha exposición tenía por objeto mostrar los avances técnicos que los orfebres hispanos habían desarrollado, de los que la diadema mostrada es un buen ejemplo.

(1) Cáceres.

Basílica de San Juan de Dios (Granada)

Detalle de la portada de la Basílica de San Juan de Dios. Granada

La iglesia, hoy con el título de Basílica por la Bula «Extat Granate»,de 1916, dada por Benedicto XV, fue comenzada en 1737 y finalizada en 1759, a iniciativa del prior Alonso de Jesús y Ortega y costeada con el dinero procedente de la caja central de la Orden Hospitalaria para dar acogida a los restos de su fundador.

La Portada, flanqueada por dos altas torres, está concebida a manera de retablo: dos cuerpos y tres calles, separadas por columnas de órdenes corintio – cuerpo inferior- y compuesto -cupero superior, sobre altos pedestales. En las calles laterales del cuerpo interior se abren dos puertas y sobre ellas las imágenes de San Gabriel y San Rafael; en la central, más ancha, se encuentra la puerta principal; en la calle central del segundo cuerpo una gran hornacina acoge la imagen de San Juan de Dios, apareciendo en los laterales relieves alusivos a San Ildefonso y Santa Bárbara. Se remata la podada con frontón curvo partido, en cuyo centro aparece un medallón con un relieve de Dios Padre y sobre él una granada y una cruz, símbolo de la Orden.

Basílica de San Juan de Dios. Granada. Detalle de la Portada principal.

Las Torres, de dos cuerpos, más el de campanas, se rematan con capitel recubierto de pizarra.

Arqueta de la Catedral de Palencia

Arqueta de la Catedral de Palencia, Museo Arqueológico Nacional (Madrid).

La arqueta de forma rectangular es de madera recubierta con cuero y con placas de marfil talladas, fue encargada como regalo para Ismail Al Maamun hijo del rey de la Taifa de Toledo Yahya ibn Ismail al-Mamun. Fue realizada en el taller de marfiles de Cuenca, por el artista Abderraman Ben Zeiyan, el año 1050. Destaca por su increíble detalle y finura en la ejecución y está considerada como una de las mejores creaciones del mencionado taller tiene unas inscripciones de escritura cúfica -donde se recuerda su ejecución en Cuenca entre otras cosas-, también hay pájaros y gacelas, lo que hace pensar que fue una recreación del paraíso. La pieza perteneció a la Catedral de Palencia utilizada como relicario. En 1911 el obispo junto con el capítulo de la catedral donaron la arqueta en el Museo Arqueológico Nacional de España.

La página del MAN nos aporta algunas notas interesantes:

La inscripción decorativa en caracteres cúficos delata su fabricación en Cuenca en el año 441 de la Hégira/ 1049-1050 d. C. Su autor, Abd al-Rahman ben Zayyan, la realizó por encargo para Ismail ben al Maamun, hijo del rey de Toledo Yahya al Maamun (1044-1075). Las tiras de cobre esmaltado que ensamblan las placas de marfil son de estilo románico, fundidas en el taller de Silos. Fue reutilizada como relicario en la catedral de Palencia. 

La talla de estas placas de marfil continúa la tradición califal, aunque el relieve sea más plano y la interpretación de sus motivos decorativos vegetales y cinegéticos sea más esquemática. Aunque resulta aventurado hablar de un taller conquense de eboraria, sin embargo está documentada la fabricación de tres arquetas en el siglo XI: la de Silos (1026), hoy en el Museo de Burgos, esta arqueta de Palencia y el bote de la catedral de Narbona, de fecha cercana a la anterior.

Puertas de Tierra, Cádiz

Puerta de Tierra, lado sur, vista parcial.

El monumento arquitectónico llamado Puerta Tierra, Cádiz constituye uno de los reductos de lo que fue la antigua muralla de Cádiz y que a día de hoy separa lo que podemos considerar como ciudad antigua (“Cádiz”) y la ciudad moderna, apodada “Puerta Tierra”.

De la página del Ayuntamiento de Cádiz:

El aspecto actual de la Puerta de Tierra responde a diferentes periodos y fases constructivas desde que en el siglo XVI la primitiva cerca medieval fuera desbordada por el crecimiento de la ciudad. En su lugar se construyó un muro cuya puerta de acceso aún puede contemplarse embutida en uno de los lienzos del conjunto defensivo actual. En 1574 se realizó una primera ampliación para protegerlo con dos baluartes. Hasta el siglo XVIII no adquiriría el conjunto su fisonomía definitiva.

Puertas de Tierra, lado norte, vista general.

En el centro, marca el eje de todo el conjunto el torreón bajo el que se abre el vano de acceso, enmarcado por portada de mármol, fechada en 1756.Una inscripción alude a la construcción de la puerta y sobre ella aparecen el escudo real y el de la ciudad acompañados por una alegoría militar. Para la fachada que da al centro histórico de la ciudad, fue levantado un elegante pórtico de mármol dispuesto a modo de arco de triunfo obra de Torcuato Cayón. A ambos lados del conjunto avanzan los baluartes de San Roque y Santa Elena, llamados así por su respectiva cercanía a unas ermitas, que fueron derribadas en 1737 con motivo de la construcción de los cuarteles de la zona interior del complejo defensivo.

La expansión urbana por la zona de extramuros llegó a plantear durante la primera mitad del siglo XX el derribo de todo el complejo, aunque afortunadamente se optó por el relleno de los fosos y la apertura de dos grandes arcos en los lienzos de la muralla que permitieran el paso de vehículos. En la explanada central, se sitúan dos triunfos de mármol dedicados a San Servando y San Germán, patronos de Cádiz, realizados en Génova a principios del siglo XVIII y que en su momento presidían la entrada al  puerto de la ciudad.

Puertas de Tierra, lado norte, vista parcial.

El diseño de la portada corrió a cargo de José Barnola.

Asimismo, es preciso señalar que el monumento que hoy podemos contemplar se encuentra en un excelente estado de conservación gracias a la gran reforma llevada a cabo en 1950:

Su estado de conservación es bueno y su imagen actual responde a la gran reforma realizada en el año 1950 por el arquitecto Antonio Sánchez Esteve tras un concurso municipal de ideas para adaptarlas a las nuevas necesidades del tráfico rodado. Fue entonces cuando fue horadado por los dos amplios arcos que hoy muestran, y que permiten la comunicación viaria con la tercera zona de expansión de la ciudad. Y fue entonces también cuando se hizo desaparecer parte de los glacis, dejando solamente dos fosos, y se derribó parte del baluarte de San Roque.

Puertas de Tierra, lado sur, vista central

En cuanto a la forma de construcción:

Esta muralla está construida por sillares de piedras ostioneras (piedras labradas por varias caras), típica de las construcciones gaditanas.

Su portada es Barroca y tiene dos partes:
1)La inferior

  • Compuesta por columnas toscanas(simplificación del Dórico)
  • Y un friso de Trigriflo y metopas(ornamentos arquitectónicos).
Puertas de Tierra, lado sur, vista parcial.

2)La parte superior
Posee dos leones que sirven para sostener el escudo real
.