Iglesia de Nôtre Dame de la Fourvière (Lyon)

Iglesia de la Virgen de la Fourvière Lyon

Nôtre Dame de la Fourvière (Lyon). Portada principal.

“El lugar ocupado por la basílica fue antaño el foro romano de Trajano de la ciudad entonces llamada Lugdunum. La historia del templo comenzó en 1643 cuando se construyó en ese mismo sitio una pequeña iglesia en honor a la Virgen, quien supuestamente salvó entonces a la ciudad de la plaga. Una estatua dorada suya se añadió a mediados del siglo XIX. También se le atribuyó a su intercesión la retirada de las tropas prusianas que, durante la Guerra Franco-prusiana, y triunfantes después de haber tomado París se dirigían hacia Lyon. Como consecuencia se iniciaron en 1872 los trabajos para la nueva basílica, cuyo interior no quedó finalizado hasta 1964.

Su fachada sirvió de inspiración para la iglesia de Notre-Dame des Victoires, en el barrio francés de San Francisco.

Situada sobre la colina de Fourvière, desde la basílica se obtienen unas impresionantes vistas de toda la ciudad de Lyon y sus alrededores. De hecho, Notre-Dame de Fourvière se ha convertido en uno de los símbolos de Lyon gracias a que es vista desde prácticamente cualquier punto.

La basílica tiene cuatro torres principales y un campanario, coronado con la estatua dorada de la Virgen María. Fourvière cuenta realmente con dos catedrales, una encima de la otra. El santuario superior está extremadamente ornado, en comparación con el sobrio exterior, mientras que el inferior tiene un diseño mucho más sencillo.

Notre-Dame de Fourvière fue incluida en el patrimonio de la Unesco en 1998, al tiempo que todo el casco histórico de la ciudad de Lyon”.

Órgano de Saint Sulpice (París)

órgano de Saint Sulpice París

Órgano de la Iglesia de San Sulpicio. París.

“En San Sulpicio se celebran regularmente conciertos de órgano. El que hay concretamente aquí data de 1862. Fue construido por Aristide Cavaille-Coll y tiene 15.836 tubos.42​ Uno de los más renombrados organistas de esta iglesia fue Charles-Marie Widor quien ocupó este puesto desde sus 26 años”.

A pesar de su importancia (es conocida como la Catedral de la orilla izquierda, la de la derecha es Nôtre Dame), sus empleados siguen protestando por la antigüedad de sus instalaciones eléctricas y por la inexistencia de detectores de humo, algo que preocupa especialmente desde el fuego que le ha afectado recientemente.

Anteriores posts sobre San Sulpicio: 1, 2, 3, 4.

Teatro Romano de Cartagena

Teatro Romano Cartagena

Teatro Romano de Cartagena. Vista parcial de la cávea. Al fondo se ve los restos de la Catedral de Santa María la Vieja.

“En el año 44 a.C. la ciudad alcanza el rango de colonia romana, recibiendo el nombre de Colonia Vrbs Iulia Nova Carthago (C.V.I.N.C), el emperador Augusto comienza con un ambicioso plan de romanización y urbanización de la ciudad, dotándola, además del teatro, con un gran foro. El teatro se dedica a Lucio y Julio César, nietos del emperador, y cuyos nombres podemos leer en dos grandes dinteles de mármol gris que hay sobre los accesos este y oeste. Para su realización se emplearon calizas, mármoles, areniscas y travertino rojo para las columnas. El mármol blanco que aún conserva procede de Grecia y seguramente estuviera tallado en talleres de Roma antes de traerlos a la ciudad.

Para su construcción se excavó en la roca del cerro de la Concepción, donde se situó su cávea, con diámetro de 87,6 metros, por lo tanto responde al tipo clásico que teatro que aprovecha la ladera, el resto de sus construcciones siguen el modelo propuesto por Vitrubio: frente escénico con doble columnata; orchestra, el semicírculo delante de la escena; cávea donde se sentaban los espectadores según su rango social; proscenio el espacio de delante de la escena y el pórtico de detrás de la escena, es decir un patio porticado. Su decoración escultórica estuvo realizada en el citado mármol blanco y se ha conservado gracias a que muchos fueron reutilizados como material de construcción en un mercado tardo-romano (siglo V). Entre las piezas, destacan: tres altares de forma circular que estaban dedicados a la Tríada capitolina (Júpiter, Juno y Minerva) y al cortejo de Apolo (las Gracias, las Musas y las Horas); una estatua del propio dios tocando la cítara, capiteles corintios y un bajo relieve dedicado a Rea Silvia”.

Iglesia de San Pedro de Ávila

San Pedro Ávila

Iglesia de San Pedro (Ávila):

“Presidiendo la plaza del Mercado Grande, se proyecta a semejanza de la basílica de San Vicente. En su atrio los monarcas juraron respetar los fueros de Castilla, lo que denota la importancia de esta iglesia en el período de mayor relevancia política de la ciudad.

Tiene planta de cruz latina, con nave central de mayores dimensiones que las laterales. Iniciada en el segundo cuarto del S.XII y concluida ya en el S.XIII, tras un periodo en el que las obras estuvieron paralizadas, en la arquitectura y en la decoración se observa una interesante evolución, fruto de esta dilatada construcción.

(…)

La fachada principal se articula en dos cuerpos: el superior, dominado por un gran rosetón, y el inferior, que alberga una portada en la que el vano de entrada es magnificado por seis arquivoltas sin decoración”.