Castillo de Peñíscola, Castellón.

El Castillo Palacio de Peñíscola (Provincia de Castellón, España), también llamado Castillo del Papa Luna, está emplazado en la zona más elevada del peñón que domina la ciudad, alcanzando una altura de 64 m sobre el nivel del mar. Su perímetro es de unos 230 m y tiene una altura media de 20 m. Los Templarios construyeron esta obra románica sobre restos de la antigua alcazaba árabe entre 1294 y 1307.

Pedro Martínez de Luna y Pérez de Gotor, el llamado Papa Luna, que fue nombrado Papa por la obediencia de Aviñón con el nombre de Benedicto XIII, convirtió el castillo en su sede pontificia en el largo litigio sobre su legitimidad. La tenaz lucha que mantuvo el Papa Luna contra sus enemigos sirvió para que surgiera la frase popular de “mantenerse en sus trece” en referencia a la negativa de Benedicto XIII de renunciar a su posición de Papa.

La fábrica de los muros es de piedra labrada y todas las dependencias se cubren con bóvedas de cañón que arrancan de impostas muy simples formadas por un cordón moldurado.
Destaca en todo su conjunto la sobriedad y solidez de su construcción tanto en las estancias templarias como en las estratégicas e intrincadas dependencias pontificias.
A pesar de las modificaciones introducidas por Felipe II para artillar la fortaleza y de los bombardeos sufridos en las numerosas guerras y asedios no se ha visto sustancialmente alterada la conformación del castillo. 

Fue declarado monumento Histórico-Artístico en 1931.

La foto que ilustra estas líneas está tomada desde el mar.

Monumento a la República (París)

Monumento a la República, Plaza de la República, París, Francia.

En 1879, se convocó un concurso para la instalación de un gran monumento dedicado a la República recién proclamada. Fue ganado por los hermanos Morice. La obra se inauguró dos veces, una el 14 de julio de 1880, y otra cuatro años después, ya con la estatua totalmente concluida. La obra se compone de una estatua de Marianne, personificación la Republica Francesa, en bronce, que alcanza los 9,50 metros de altura sobre una base de piedra de 15 metros de altura en los que se encuentran más esculturas que representan figuras alegóricas de la libertad, de la igualdad y de la fraternidad. Con todo ello, la fuente de Gabriel Davioud tuvo que ser recolocada en 1880 en la plaza Félix-Éboué en el XII Distrito.  

Estatua de Marianne.  

Es la escultura principal. Marianne peina un gorro frigio, símbolo de la libertad, y una corona vegetal. En la mano derecha sujeta un ramo de olivos, símbolo de la paz. Con su otra mano sujeta una tablilla donde se puede leer «droits de l’homme» (derechos humanos). En su cintura lleva una espada.  

Estatua de la Libertad.  

Está situada a los pies de Marianne, a mano de derecha de ésta. A diferencia de la famosa escultura de Bartholdi, aquí la libertad sujeta su antorcha con la mano izquierda, la derecha esta posada sobre su rodilla en la cual se encuentra una cadena rota. El fondo está decorado con un roble en relieve. 

El monumento también incluye una Estatua de la Igualdad y de la Fraternidad, en referencia a los principios de la Revolución Francesa (liberté, égalité, fraternité). En la parte baja, una serie de relieves de bronce que representan hitos de la historia francesa, completan el monumento, conjuntamente con los leones de bronce uno de los cuales puede apreciarse también.
Toda la parte baja del monumento está cubierta de pintadas, como puede apreciarse en la foto.