Torre de la Iglesia de Santa María del Castillo, Torremormojón (Palencia)

Esta torre de la Iglesia de Santa María del Castillo, situada en la localidad de Torremormojón (Palencia), de planta cuadrada se encuentra en los pies del edificio como prolongación del baptisterio. Corresponde al tipo de torres del románico tardio, fines del siglo XII y principios del siglo XIII, además comparte características con las torres de la iglesia de Santa María de la Antigua de Valladolid y la iglesia de San Salvador de Simancas.
Dicha torre consta de seis cuerpos, los tres primeros son macizos con algunos vanos aspilleros (abertura vertical, estrecha y profunda), en el cuarto cuerpo se abre un amplio ventanal de arco de medio punto con aristas fetonadas por bocel, el quinto cuerpo aparecen dos vanos y en el último tres, van decreciendo en tamaño según se asciende. El comienzo de las jambas viene señalado por una línea de imposta corrida. Las esquinas de los cuerpos superiores rematan en baquetones (tipo de moldura redonda, en forma de tallo, vertical y normalmente dispuesta en hilera con otras), imitando columnas con un capitel simple.
El remate es en tejado a cuatro vertientes de poco saliente que apoya con modillones (elemento saledizo a modo de pequeño bloque, con que se adorna un voladizo, forma de mensula) sencillos, sin decoración.

Habitación de la Reina (detalle), Palacio de Versalles

La Cámara de la Reina. Palacio de Versalles.

La cámara es la estancia principal del aposento, aquella que más utilizaba la Reina. Allí dormía, a menudo en compañía del Rey. Y en ella recibía, por la mañana, durante y después de su Aseo, que constituía un momento de Corte tan reglamentado por la etiqueta como el Lever del Rey. Aquí también se llevaban a cabo los alumbramientos en público: diecinueve “Hijos de Francia” nacieron en ella. La decoración conserva el recuerdo de las tres reinas que ocuparon la estancia: el compartimentado del techo se remonta a la Reina María Teresa, pero las pinturas en grisalla de Boucher se realizaron para María Leszczinska, al igual que las carpinterías. Todos estos elementos se conservan de la época de María Antonieta para la que sólo se renovó el mobiliario y la chimenea.
Durante la invasión del Palacio por los agitadores, el 6 de octubre de 1789, María Antonieta consiguió huir de ellos por la pequeña puerta izquierda de la alcoba que da a un corredor que a su vez desemboca en los gabinetes interiores de la Reina, una docena de pequeñas estancias reservadas a su vida privada y a su servicio. En la Revolución, el Palacio no fue víctima del pillaje, pero sus muebles se dispersaron durante las subastas que duraron un año entero. Algunos pudieron recuperarse, como el joyero de Schwerdfeger que se encuentra a la izquierda de la cama, o la pantalla de chimenea. Otros se sustituyeron por piezas equivalentes: este es el caso de los asientos entregados en parte para la Condesa de Provenza, la cuñada de la Reina, y en parte para la visita del Rey de Suecia, Gustavo III. En cuanto a las telas que cuelgan de la cama y de las paredes, se volvieron a tejer en Lyon, a partir de los patrones originales conservados. La cama y la balaustrada se reesculpieron a partir de documentos antiguos.

Anteriores posts sobre Versalles:
Fuentes de Versalles.
El Gran Canal de Versalles.
El Rey gobierna por sí mismo (detalle).
Retrato de Luis XIV, Versalles.
Salón de los Espejos.